Young woman sitting alone looking out window

La depresión es un trastorno mental frecuente. Se estima que afecta a 350 millones de personas en todo el mundo.

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS) la depresión es la principal causa mundial de discapacidad. Así como suele decirse que el SXX fue el siglo de la ansiedad, se afirma que el SXXI es el siglo de la depresión.

Se considera que las personas con trastornos depresivos tienen alterados los modos de procesar la información mental y por ello tienden a cometer errores al momento de evaluar situaciones. Actúan como si tuvieran puestos lentes oscuros. Todo lo que miran está ‘teñido de negro’. Sus pensamientos y sus emociones son negativos, derrotistas y pesimistas. Esto hace que se sientan sin fuerzas y sin ganas de empezar el día.

En la depresión la oscuridad va ocupando todos los aspectos de la persona. No ven una salida a lo que sienten. La vida se vuelve vacía y sin sentido. La persona va perdiendo los motivos para vivir y se van sumergiendo en el más profundo abismo de soledad y tristeza.

Sin embargo, no todo decaimiento anímico es depresión.

La tristeza no es una enfermedad

Es importante poder diferenciar, cuando alguien tiene un trastorno mental como la depresión, y cuando manifiesta una respuesta absolutamente normal como la tristeza.

La tristeza es un sentimiento normal y sano. Es la forma en que respondemos emocionalmente ante las pérdidas. Es absolutamente normal sentirse triste de vez en cuando. O sentirse triste al atravesar algún duelo. O al evocar recuerdos dolorosos.

Es completamente normal experimentar sentimientos de tristeza o desgano en determinadas circunstancias.

Por el contrario la depresión es una enfermedad mental y debe ser tratada por profesionales. Se trata de una enfermedad mental que puede ser curada o minimizada con el tratamiento indicado por el médico especialista.

La tristeza de por sí, por más intensa o desagradable que sea, no requiere tratamiento médico. El mejor remedio para tratarla es el apoyo familiar y del círculo de amigos.

Recuerde:

La depresión es una enfermedad mental. La tristeza es un sentimiento normal que todas las personas sentimos en ciertas ocasiones.

¿Cuándo sospechar si tengo un trastorno depresivo?

El trastorno depresivo puede desencadenarse como respuesta a un suceso externo, o bien sin causa aparente.

Para su diagnóstico se requiere cumplir con cinco o más de los siguientes criterios durante al menos dos semanas:

1. Estado de ánimo depresivo. 2. Disminución del interés o de la capacidad para sentir placer. 3. Pérdida o aumento importante de peso sin hacer régimen, o pérdida o aumento del apetito. 4. Dificultades ligadas al dormir (falta o exceso). 5. Agitación o enlentecimiento de movimientos y pensamientos. 6. Fatiga o pérdida de energía. 7. Sentimientos de inutilidad o de culpa excesivos o inapropiados. 8. Disminución de la capacidad para pensar o concentrarse. 9. Pensamientos recurrentes de muerte. 10.Desgano.

El punto 1 o el 2 (o ambos) siempre están presentes. Se entiende que los síntomas generan malestar y dificultades laborales y sociales en la vida de la persona.

Es importante no confundir un estado de abatimiento o tristeza normal con un trastorno depresivo.

Ante cualquier duda consulte a su médico.

El diagnóstico siempre debe ser hecho por un profesional. Nunca se automedique ni se autodiagnostique.

Importante Recuerde que en el trastorno depresivo, los síntomas están presentes todo el día, todos los días por un largo período de tiempo. Los síntomas son muy intensos, excesivos e inapropiados. No se trata de tener un mal día, sino de un período en el que muchos de estos síntomas están instalados y no hay forma de salir de ese estado.

Es necesario recurrir a un especialista que le haga un diagnóstico correcto y planifique el tratamiento adecuado.

La depresión puede tener muchas causas. Puede tener causas externas o internas. Puede ser orgánica, hormonal, química, psicológica, consecuencia de un suceso vivido, puede ser parte de otra enfermedad, etc. Por eso es fundamental que un especialista determine qué tipo de depresión se está padeciendo para indicar el tratamiento adecuado.

Frase de la semana

La felicidad es interior, no exterior; por lo tanto, no depende de lo que tenemos, sino de lo que somos.

Henry Van Dyke

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *