Muchos son los autores e investigadores que, a lo largo del tiempo, han tratado de describir y de definir qué es el amor sin ponerse del todo de acuerdo. El amor no resulta fácil de definir porque se trata, sin duda, de un fenómeno complejo y con muchas perspectivas. Es además un sentimiento que se experimenta en una gran variedad de relaciones muy diferentes entre sí.
Como todos sabemos no es lo mismo el amor erótico o de pareja que el amor en la amistad, o el amor materno y paterno. Cada tipo de amor tiene distintas características.

Los ingredientes básicos del amor de pareja

El amor de pareja tienen tres componentes principales: intimidad, pasión y compromiso. Los tres son fundamentales para el desarrollo y el crecimiento de un vínculo amoroso bueno y duradero.

La intimidad: es un profundo sentimiento de conexión, unión y cercanía emocional con alguien. Es el sentimiento que permite confiar plenamente en una persona. Es lo que facilita  el establecimiento de  una comunicación profunda, permite hablar con el otro de los aspectos más íntimos y personales. También permite compartir el mundo interno  y mostrarse tal y como cada uno es.

La pasión: Se refiere al deseo sexual y atracción física que sienten el uno por el otro. Es la fuerza del deseo, en la que están involucrados los sentidos, la química, atracción física.
El compromiso: Se refiere al deseo de amar a esa persona a través del tiempo y permanecer a su lado. Es lo que lleva a dos personas a casarse o vivir juntas. Se trata de la decisión de sostener y llevar adelante una vida y un proyecto en común.
Estos tres componentes son necesarios, pero no siempre se dan juntos.
Cada amor es único y singular, pero podemos decir que, en general, la pasión o atracción física es el primer indicador, o la primera forma en la que se manifiesta el deseo hacia el otro. En cambio, la intimidad y el compromiso, son aspectos que se deben ir construyendo con el tiempo. Ambos dependen de la decisión de la pareja y de las ganas de hacer que ese vínculo crezca y se proyecte en el tiempo.

El desarrollo del amor

Podemos pensar el desarrollo del amor como un trayecto que tiene tres etapas. En cada una de estas etapas se desarrolla una nueva pata que permite sostener el amor de la pareja. Y también cada etapa tiene sus características especiales que hay que comprender
Etapas
1)    Enamoramiento: Sentimiento de pasión
2)    Amor Romántico: Sentimiento de Intimidad
3)    Amor Consumado: Sentimiento de Compromiso

Enamoramiento
Al principio de una relación, cuando las dos personas todavía no se conocen, es probable que no exista más que uno de los componentes: la pasión.
Es este el primer flechazo, esa electricidad o deseo que vuelve al otro completamente atractivo. Es este el primer momento de una relación.
En este período ambos pueden sentirse tremendamente enamorados, pero aún no ha habido tiempo para que se desarrolle una verdadera intimidad emocional ni se conocen lo suficiente como para saber si desean establecer un compromiso.
Tanto la intimidad emocional como el compromiso requieren tiempo para desarrollarse.
Aunque este amor apasionado sea muy intenso, no es el que mejor predice el futuro de la relación, ya que con la pasión no alcanza. Para que el amor crezca y dure son necesarios también los otros componentes.
Una pareja que decide casarse en base sólo a una intensa pasión, puede acabar en desastre cuando la pasión se debilita y descubren que no hay nada más entre ellos.

Amor Romántico
Es el tiempo el que permite que pueda ir desarrollándose uno de los componentes más importantes del amor: la intimidad. A diferencia de la pasión, que es un flechazo, este sentimiento de intimidad surge más lentamente. Se va instalando a medida que se van conociendo y van confiando cada vez más el uno en el otro.
Así surge una mezcla de intimidad y pasión que recibe el nombre de amor romántico.

Amor Consumado
La siguiente fase suele llamarse amor consumado y se produce cuando aparece el tercer componente del amor: el compromiso. El compromiso lleva a ambos miembros de la pareja a permanecer unidos a lo largo del tiempo, a planear un futuro juntos, a considerarse una familia y desear compartir sus vidas.
Suele ocurrir que con el tiempo, la pasión que predominaba al inicio de la relación se va debilitando poco a poco hasta el punto de que puede llegar a desaparecer, de manera que la pareja necesita esforzarse y actuar, utilizando su imaginación y creatividad si desea mantener viva esa pasión, pues si no hacen nada, la tendencia natural es la de ir apagándose poco a poco. Si esto sucede y la pasión se desvanece puede surgir un tipo de amor diferente en el que existen sólo dos de los componentes básicos del amor: la intimidad y el compromiso. No obstante, éste puede ser también un amor lo bastante intenso y gratificante como para mantener unida a una pareja a lo largo del tiempo.

Frase de la semana

“Amar no es mirarse el uno al otro sino mirar juntos en la misma dirección.”
Antoine de Saint-Exupery

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *