Cuando hablamos de adicción, hablamos de una dependencia tóxica, es decir, una dependencia que daña a quién la padece. La dependencia emocional extrema, lleva muchas veces a tener relaciones de amor adictivas.

Podemos decir que el amor se convierte en adicción cuando una persona no puede liberarse de una relación sentimental que le produce daño, malestar, dolor y perjudica su salud física y mental. Es una relación que produce infelicidad, que obsesiona, que anula, pero que, sin embargo, no se puede dejar.
El amor adictivo hace que la persona que lo padece no sea feliz ni con la pareja ni sin ella. Se trata de un círculo vicioso que provoca sufrimiento durante la relación e imposibilidad de pensar en ponerle un fin.  La persona que está en una relación adictiva siente terror a perder esa relación y eso la lleva a soportar cualquier clase de maltrato con tal de retener a su pareja.

¿Cuáles son  las características de un amor adictivo?

•    La obsesión. Estar constantemente pensando en el otro. No poder pensar en otra cosa, ni concentrarse o interesarse por otro tema.
•    Irracionalidad. Es querer que la pareja nos dé todo y todo el tiempo.
•    La exigencia desmesurada. Se le exige al otro que cumpla con todas las expectativas.
•    Fuerte dependencia emocional.
•    Celos enfermizos. No poder tolerar que la pareja tenga una vida propia.  Sospechar de todo lo que hace o dice.
•    Deseo de controlar cada minuto de la vida del otro.
•    La idealización. Creer que sólo esa pareja nos puede dar lo que necesitamos.
•    Suponer que sin esa persona uno está perdido.
•    Creer que la vida sólo tiene interés y sentido si esa persona nos ama.

Dependencia emocional

Las características de las personas con dependencia emocional son:
1.    Necesitan de la constante aprobación de los demás, y en particular de su pareja.
2.    Tienen  una constante preocupación por caer bien a los demás.
3.    Exigen una atención exclusiva por parte de su pareja.
4.    Son extremadamente inseguras.
5.    Tienden a adoptar posturas subordinadas en la pareja.
6.    Tienen muy baja autoestima.
7.    Dependen para todo de su pareja.
8.    No toleran la soledad.
9.    Necesitan estar en pareja para sentirse contenidos.
10.      Renuncian frecuentemente a sus propios deseos, para satisfacer los deseos del otro.
11.     Tienen terror al abandono.
12.     No expresan opiniones personales contrarias al resto, ni reclaman o exigen sus derechos.

¿Cómo se comporta un dependiente emocional en la pareja?

1.    Tiene excesiva ilusión al inicio de una relación amorosa. Tener una relación amorosa es lo más deseado por estas personas.
2.    Manifestará necesidad de controlar a su pareja con el fin de saber qué hace en cada momento.
3.    Demandará relaciones exclusivas: no soporta que su pareja tenga otras vínculos (amistad, compañeros de trabajo) por el miedo a perderla.
4.    Demandará atención de forma excesiva: cualquier excusa será buena para mantener a su pareja cerca.
5.    Creerá que las necesidades de su pareja son más importantes que las suyas propias.
6.    Hará cualquier cosa para mantener el amor y la atención de la persona de la que depende emocionalmente.
7.    Vivirá la ruptura como algo excesivamente traumático. Una vez aceptada la ruptura buscará rápidamente una nueva pareja.

¿Cómo recuperarse o prevenir esta adicción?
 

1)    Acepte que tiene un problema.
2)    Comprenda que  no se trata de amor sino de una adicción.
3)    Enfrente la realidad con honestidad, sin fantasías, engaños o mentiras.
4)    Hable de sus sentimientos y emociones con alguien de su confianza.
5)     Busque ayuda profesional si es necesario.
6)    Analice su conducta.
7)     Empiece a valorar tu vida.
8)    Busque situaciones que le permitan valorarse.
9)    Trabaje sobre su autoestima y su autoconfianza.
10)    Cuide su imagen.

Frase de la semana

“La adicción debería ser tratada  como un problema de salud.”
Ralph Nader

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *