Para la psicología positiva la creatividad es una de las fortalezas del carácter. Esto es así porque es uno de los rasgos del carácter que puede ayudar a tener vidas más satisfactorias y felices.

La persona creativa es aquella capaz de producir ideas o comportamientos que son originales, nuevos, sorprendentes e inusuales.
Las personas muy creativas tienden a ser independientes, inconformistas, poco convencionales, suelen tener muchos intereses, están más abiertos a las nuevas experiencias y más dispuestos a asumir riesgos.

Los especialistas opinan que tener una mente y una actitud creativa ayuda a vivir mejor.

La creatividad ayuda a resolver problemas y a no asustarse frente a los cambios, es por eso que se la considera uno de los pilares del bienestar psicológico y emocional de la persona.

Por otro lado la creatividad está relacionada con la originalidad, con la confianza en uno mismo y con eso que nos hace únicos.

Se puede decir que crear es combinar elementos ya existentes de una manera nueva y única. Los elementos pueden ser colores, sonidos, palabras, ideas, muebles, sabores, y así al infinito. En cualquier tarea puede aplicarse la creatividad, desde cocinar un plato único, combinando los productos alimenticios de una manera nueva, hasta la creación de una pintura o pensamiento.

La actitud creativa hace que cada acto pueda ser nuevo y sorprendente, impidiendo la monotonía y el aburrimiento.

El pensamiento creativo

El pensamiento creativo es la capacidad de dejar que su mente cree pensamientos que resulten diferentes e inusuales. Las características esenciales del pensamiento creativo son su originalidad, su flexibilidad y su elaboración.

El pensamiento creativo, por lo tanto, consiste en el desarrollo de nuevas ideas y conceptos. Se trata de la habilidad de formar nuevas combinaciones de ideas para llenar una necesidad. Por lo tanto, el resultado o producto del pensamiento creativo tiende a ser original.

El pensamiento creativo tiene que ver con la habilidad de aportar ideas y pensamientos que nos diferencien de la gran mayoría de personas a nuestro alrededor. Se trata de la singularidad de cada persona, lo que nos diferencia y nos distingue de los demás.

Todos pensamos, mas no todos pensamos creativamente.

El pensamiento es un proceso. Es algo natural. Todos lo experimentamos y básicamente no es algo que requiera demasiado tiempo para perfeccionarse. No obstante la capacidad de convertirse un pensador creativo es importante y beneficiosa para la vida cotidiana.

Desarrollar la creatividad

La buena noticia es que la creatividad se puede estimular y entrenar.

Algunos seres humanos nacen con una habilidad natural para ser creativos, mientras que otros deben esforzarse para lograrlo. Sin embargo, es posible para cualquier persona desarrollar e incrementar su creatividad.

La realidad es que es usted mismo quien tiene la llave para adoptar el pensamiento creativo y aplicarlo a sus quehaceres cotidianos. Al hacerlo podrá cambiar su vida, su visión y su mundo.

Existen muchas técnicas para desarrollar y estimular la creatividad. Desde animarse a aprender algo nuevo hasta ejercicios de imaginación o juegos que estimulan la creatividad.

Rasgos psicológicos de las personas creativas

• Confianza en sí mismo y en las propias capacidades.
• Valor para expresar lo que piensa o siente.
• Flexibilidad.
• Alta capacidad de asociación.
• Finura de percepción.
• Capacidad intuitiva.
• Imaginación.
• Capacidad crítica.
• Curiosidad intelectual.
• Características afectivas de sentirse querido y protegido.
• Soltura y libertad en sus actos y pensamientos.
• Entusiasmo.
• Profundidad.
• Tenacidad y perseverancia.

Características de las personas creativas

1. Manifiestan una gran curiosidad intelectual.
2. Disciernen y observan de manera diferenciada.
3. Tienen en sus mentes amplia información que pueden combinar, elegir y extrapolar para resolver problemas.
4. Demuestran empatía hacia la gente y hacia las ideas divergentes.
5. La mayoría puede ser introvertidos.
6. No están pendientes de lo que los otros piensan sobre ellos y se hallan bastante liberados de restricciones e inhibiciones convencionales.
7. No son conformistas en sus ideas, pero tampoco anti conformistas. Son más bien, independientes.
8. Poseen capacidad de análisis y síntesis.
9. Poseen capacidad de redefinición, es decir para reacomodar ideas, conceptos, gente y cosas, para trasponer las funciones de los objetos y utilizarlas de maneras nuevas.

Frase de la semana
“No habría creatividad sin la curiosidad que nos mueve y que nos pone pacientemente impacientes ante el mundo que no hicimos, al que acrecentamos con algo que hacemos.”
Paulo Freire

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *