Propósitos de año nuevo
es necesario saber que conseguir los propósitos es una cuestión de constancia, esfuerzo y motivación. Credit: Archivo

Dicen que un año que comienza es como una página en blanco en la que uno puede escribir sus deseos y sus objetivos para la nueva etapa. En general, lo iniciamos con entusiasmo y confiando que esta vez sí, haremos lo que nos proponemos.

Sabemos que un año es el tiempo que emplea la Tierra en dar una vuelta alrededor del Sol. También sabemos que un año es un período de 365 días, dividido en doce meses, que empieza 1 de enero y termina el 31 de diciembre. Sin embargo, para nosotros es mucho más que eso.

Un año es la multiplicidad de vivencias que hemos tenido, las dolorosas y las felices. Es un tiempo que se suma a nuestra vida. Es experiencia, deseos, logros y fracasos. Es lo que hemos aprendido, y lo que hemos olvidado.  Un año es un montón de tiempo por vivir.

Sentimos que con el inicio del año cambia un ciclo, un número, pasamos del impar al par, pero en medio de lo que cambia nosotros seguimos siendo los mismos.

Y en esa intersección entre lo que permanece y lo que cambia solemos formular con más o menos fuerzas nuestros propósitos del año nuevo.

El diccionario nos dice que el propósito es la intención de hacer o dejar de hacer algo. Se trata entonces de algo que queremos, o que creemos querer. Algo que, deseamos o suponemos que debemos desear.

Navegando un poco por la web, vemos que los propósitos más frecuentes en los adultos son:

• Ir al gimnasio,  hacer ejercicio y mejorar el estado físico.

• Dejar de fumar.

• Aprender cosas nuevas, un idioma, un oficio, un instrumento musical, etc.

• Bajar de peso.

• Hacer una dieta saludable.

• Ahorrar dinero y salir de las deudas si es que se tienen.

• Pasar más tiempo con la familia y amigos.

• Viajar y hacer más cosas que uno disfrute.

• Reducir el consumo de alcohol.

• Mejorar en el estudio o en el trabajo.

Ahora bien, lamentablemente estas intenciones de principio de año suelen no cumplirse.

Se dice que solo el 8% de las personas cumplen sus propósitos al finalizar el año. Otros estudios afirman que el 25% de las personas no logra mantener sus metas más allá de la primera semana de enero. Es más, dicen que el  77% renuncia a sus objetivos después de la segunda semana de enero.

Con estos porcentajes el panorama no es muy alentador.

Para tener más chances de cumplir con nuestros propósitos estos deben estar vinculados a un fuerte deseo y no a una exigencia. Desear  algo da una energía extra que permite vencer los obstáculos que hay que sortear para conseguirlo.

Otra recomendación que puede ayudar es que nuestros propósitos sean realistas. Es decir, que sean posibles de lograr. Si nos proponemos metas imposibles, lo más probable es que la frustración nos haga abandonar en el primer tramo.

También es importante valorar el recorrido. Conseguir llegar a la meta es parte de un proceso largo que incluye sacrificios, frustraciones, alegrías, fracasos y pequeños pasos que nos van acercando a nuestro objetivo. Disfrutar del proceso es tan importante como alcanzar la meta.

Otra estrategia que puede ayudar es ponerse objetivos a corto plazo. En este sentido, se puede subdividir el recorrido en tramos. Por ejemplo, si se busca perder 10 kilos se pueden establecer tramos a cortos como proponerse bajar 2 kilos por mes. Esto ayudará a no perder la motivación ante una meta que parece muy lejana. Los pequeños logros de cada mes ayudan a mantener el entusiasmo. 

Así, es necesario saber que conseguir los propósitos es una cuestión de constancia, esfuerzo y motivación. Estas tres cualidades son indispensables para llevar adelante nuestros deseos.

Algunas ideas para cumplir los propósitos de año nuevo

1. Escribe tus propósitos en un papel

2. Escribe lo que quieres lograr y el modo en que vas a llegar a esa meta.

3. Los propósitos deben ser realistas y posibles de alcanzar.

4. Crea un plan. Es decir, arma el método y el recorrido hacia tu meta.

5. Sé perseverante.

6. Si por momentos te desvías de la meta, no es el fin. Vuelve a retomar tu camino. Esos momentos forman parte del recorrido hacia tus metas.

7. Celebra los éxitos que vas alcanzando.

8. Comparte sus propósitos con los demás. Eso te ayudará a recuperar fuerza cuando la necesites.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *