En toda relación de pareja existen señales de alarma que indican que las cosas no van por buen camino y que son más los períodos de malestar y de sufrimiento que los de felicidad. 

Cuando esas señales de alarma suenan es el momento de ponerse a trabajar sobre los problemas que existen si uno no quiere que la relación naufrague.

Sin embargo, no hay más ciego que quien no quiere ver y muchas veces se pasan por alto todas las señales de alarma y se trata de seguir adelante sin hacerle caso a los conflictos. El problema es que esta actitud no funciona. Por lo general, si se tiene la actitud de negar las señales de alarma, suele ocurrir que cuando se intenta hacer algo por recuperar el bienestar en la pareja ya es demasiado tarde y no hay manera de recomponer lo que se ha roto.

El escritor estadounidense H. Jackson Brown, escribió alguna vez:

“Elige a tu pareja con mucho cuidado. De esta decisión dependerá el 90% de toda tu felicidad o tu tristeza; pero después de elegir cuidadosamente, el trabajo apenas empieza.”
Mantener vivo el amor y el deseo en la pareja es un trabajo cotidiano.

Ocho señales de alarma

1) Falta de comunicación. Ya no se siente ilusión de contarle a la pareja cómo es su vida, cuáles son las novedades del trabajo, qué ha hecho con tus amigos, cuáles son sus inquietudes, sus pensamientos, sus deseos. Se pierde la alegría por compartir aspectos personales de la vida. Parece que ya no tienen nada que decirse o que ya está todo dicho entre ambos. … Esta situación contrasta con el inicio de la relación cuando ambos pasabais horas hablando.

2) Falta de curiosidad. Se pierde la curiosidad por saber cosas del otro, Saber cómo piensa sobre algunos temas, cómo se siente, qué quiere, etc. Como si ya no hubiera nada por descubrir sobre la personalidad del otro. Se da todo por sentado y se pierden las ganas de vivir cosas nuevas con la pareja.

3) Falta de iniciativa. La relación empieza a parecerse más a una costumbre que a una propuesta. Ninguno propone situaciones nuevas. Se repiten los hábitos y costumbres que tienen en común sin buscar sorprender al otro.

4) Falta de deseo: Cada vez hay menos deseos de estar juntos o de compartir momentos de intimidad.

5) Falta de tolerancia: Son más notorios los defectos otro que sus virtudes.

6) Falta de admiración. Todo lo que hace el otro nos parece inadecuado o equivocado. Se empieza a no valorar nada de lo que hace o dice.

7) Falta de cercanía. El otro nos parece lejano, alguien sin intereses en común.

8) Falta de alegría: Los momentos de alegría por estar juntos son cada vez menos. Se pierde el encanto de los encuentros y la relación se vuelve automática, pura rutina.

Escuchar las señales

Es conveniente escuchar estas señales a tiempo para tener la posibilidad de hacer algo por salvar el amor. De lo contrario, tarde o temprano se producirá la catástrofe del final.

No siempre es posible resolver la situación que provoca los conflictos y muchas veces las parejas llegan inevitablemente a un final.

También es cierto que, por múltiples razones, el amor puede acabarse y no hay otro camino que enfrentar la realidad y comenzar de nuevo.

Siempre es mejor terminar una relación por más dolor que cause la separación que soportar lo insoportable.

Lo que no se debe de tolerar en una pareja

1) En ningún caso, se debe justificar lo injustificable.
2) Que tu pareja lo insulte y lo ridiculice ya sea en público o en privado.
3) Que su pareja lo trate como si fuera un objeto que carece de valor.
4) La violencia, ya sea física, psicológica, emocional o económica.
5) Que el otro tome decisiones por usted.
6) Que lo humillen, ya sea en público o en privado.
7) Que anulen su personalidad.
8) El maltrato físico o emocional.
9) El maltrato hacia los hijos o hacia cualquier persona.
10) El maltrato hacia las mascotas de la casa o hacia cualquier animal.
11) Las amenazas.
12) El chantaje emocional.
13) El chantaje económico.
14) El desprecio, la falta de interés.
15) La crueldad.

Frase de la semana
Dile a tu pareja al menos una vez al día, lo sensacional que es y lo que la amas.
H. Jackson Brown

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *