Se acerca el día más romántico del año: an Valentín.
Día de los enamorados. Día del amor. Día para intercambiar mensajes, tarjetas, obsequios, chocolates, besos, corazones rojos, flores y palabras de amor. Día perfecto para demostrar el amor, el cariño y la amistad que se siente por los seres más queridos.

Y qué mejor que preparar una noche romántica para disfrutar de ese día junto a la persona amada. Sorprender con un gesto especial, un detalle inesperado, es parte del encanto de San Valentín. No se trata sólo de comprar un regalo más o menos costoso. Se trata de enamorar.
Por una mirada, un mundo; por una sonrisa, un cielo; por un beso… yo no sé qué te diera por un beso.

Escribió el poeta español Gustavo Adolfo Bécquer. Y en otro poema:
Volverán del amor en tus oídos las palabras ardientes a sonar; tu corazón de su profundo sueño tal vez despertará. Pero mudo y absorto y de rodillas como se adora a Dios ante su altar, como yo te he querido…; desengáñate, ¡así… no te querrán!

Enamorar es un arte. Se enamora con gestos, con música, con palabras, con miradas, con hechos y con propuestas. Muchos artistas de todos los tiempos usaron su talento sólo para intentar enamorar.

El famoso escritor británico, autor de Romeo y Julieta, William Shakespeare, escribió:
“Duda que sean fuego las estrellas, duda que el sol se mueva, duda que la verdad sea mentira, pero no dudes jamás de que te amo.”
El amor no pasa de moda. Pueden cambiar las formas, los estilos, la manera de expresarlo, pero el sentimiento del amor sigue vigente.

El gran poeta chileno le escribió a su amor, Matilde Urrutia:
Si alguna vez tu pecho se detiene Si algo deja de andar ardiendo por tus venas Si tu voz en tu boca se va sin ser palabra Si tus ojos se olvidan de mirar y se duermen. Matilde, amor, deja tus labios entreabiertos Porque este último beso debe quedar conmigo Debe quedar inmóvil para siempre en tu boca Para que así también me acompañe en mi muerte.

Me moriré besando tu loca boca fría Abrazado al racimo perdido de tu cuerpo Y buscando la luz de tus ojos cerrados. Y así cuando la tierra reciba nuestro abrazo Iremos confundidos en una misma muerte A vivir para siempre la eternidad de un beso.

Los ejemplos son infinitos y no nos alcanzarían las páginas del periódico para hablar del amor y de los enamorados. Y no podemos dejar de mencionar las bellísimas e innumerables canciones que se han compuesto para enamorar. Seguramente cada uno de ustedes tiene un millar de ejemplos en la cabeza. ¿Quién no recuerda alguna canción que acompañó un momento especial?

La cuestión es que llega el día de San Valentín.
Y es una oportunidad para aportar nuestro granito de arena a las incontables páginas del amor. Cada quien a su modo. Creando algo nuevo o usando cualquiera de las canciones o de las poesías que se han escrito. Buscando inspiración en los propios sentimientos. O leyendo a los grandes cantores y poetas del amor. Cada uno a su manera puede, en este 14 de febrero, internarse en el arte de enamorar pensando algo especial y único que pueda conmover a la persona elegida.
Un momento romántico se hace con una infinidad detalles. Perfume. Velas. Una comida especial. Música. Palabras que enamoran. Flores. Una sorpresa. Una mirada. Un regalo. Un dibujo. Un mensaje. Una canción. Un poema. Un lugar especial. Un chocolate. Un cielo con estrellas. Una caricia.

Haga que este San Valentín sea inolvidable. Elija su estilo y deslumbre a la persona que quiere con algo pensado especialmente para ella.

Frase de la semana
“Te amo para amarte y no para ser amado, puesto que nada me place tanto como verte a ti feliz.”  George Sand