La tecnología avanza a pasos acelerados y obliga a aprender cosas nuevas, a mantenerse informado, y a estar atento a los avances en los sistemas de comunicación. 

Los adelantos tecnológicos han entrado de lleno en la vida cotidiana de todos y tienen distintos efectos y consecuencias en la vida de cada uno.

Las nuevas tecnologías, que tantas ventajas traen, causan también nuevos trastornos psicológicos específicos, ya sea por abuso, por miedo o por inseguridad.

La psicología ya ha puesto nombre a estos nuevos trastornos: tecnodependientes, tecnoadictos, tecnófobos y tecnoestresados.

Los especialistas opinan que:
Las nuevas tecnologías crean nuevos trastornos psicológicos.
Algunos estudios han demostrado que una de cada tres personas sufre estrés laboral a causa de la nuevas tecnologías.

El tecnodependiente lo pasa mal cuando tiene que estar algunas horas sin acceso a Internet.

Tecno-estrés

El catedrático José María Martínez Selva llamó tecno estrés a los diversos tipos de ansiedad que el contacto con las nuevas tecnologías genera. 

Las personas de edad media o avanzada sufren de ansiedad ante las nuevas tecnologías a las que deben adaptarse. En muchos casas el esfuerzo por conocer, aprender y manejar programas de internet o el funcionamiento de las nuevas formas de comunicación les ocasiona un enorme estrés.

Debido a las exigencias laborales mucha gente se ve obligada a aprender todo un nuevo sistema laboral.
Dos de cada tres personas confiesa tener problemas con los aparatos digitales y una de cada tres admite haber sufrido estrés laboral con las nuevas tecnologías. Especialmente se ve este efecto en personas mayores que han desempeñado actividades profesionales competentes y, de repente, la llegada de las nuevas tecnologías les ha supuesto reaprender una nueva forma de trabajar.

Otro de los problemas es que el exceso de datos e información puede causar dificultades para la concentración, complicando el trabajo y la organización del tiempo.

El enorme flujo de información puede traer también trastornos en el manojo del tiempo, ocasionando la sensación de tener permanentemente cosas pendientes y nunca el tiempo suficiente para hacer todo lo pendiente. Esta situación en una enorme fuente de ansiedad y estrés.

Además, al ser localizables en cualquier momento ocurre una extensión de la jornada laboral y una dificultad para establecer claramente un tiempo de descanso y de desconexión.

Entre los jóvenes puede aparecer el estrés generado por las tecnoadicciones y las nuevas formas de ciberacoso que generan las redes sociales.

Tecno Fobia

Cuando una persona se «tecnoestresa» mucho puede llegar a volverse tecnófoba. La tecnofobia es el rechazo total a las nuevas tecnologías.

Las personas con tecnofobia se niegan a aprender. Dicen que no les interesa, que es una pérdida de tiempo, etc, pero la realidad es que el estrés que lo nuevo les provoca los ha convertido en tecnófobos.

Los tecnofóbicos rechazan las tecnologías modernas y justifican su rechazo diciendo que la dependencia de las tecnologías modernas puede ser perjudicial para las personas, tanto desde el punto de vista emocional como también el físico. Opinan es mayor el mal que causan que sus ventajas, justificando así su rechazo a todo lo nuevo.

La existencia de la tecnofobia hace que existan “analfabetos tecnológicos” personas incapaces de manejar una computadora o un cajero automático.

Consejos para no convertirse en un tecnófobo
Adopte una actitud positiva ante lo nuevo.
No intente aprender todo de una vez.
Acepte aprender de los más jóvenes.
Permita que sus hijos o nietos le enseñen.

Tecnodependientes y tecnoadictos

No hay que confundir el gusto y el placer de disfrutar de las nuevas tecnologías con la adicción a estar “conectado”.

La adicción trae todo un cuadro de dependencia que se pone de manifiesto cuando por algún motivo la persona no puede estar conectada.

El “tecnodependiente” no conectado presenta cambios de humor. Suele ponerse irritable, de mal carácter, molesto y a veces con síntomas depresivos. No tolera no estar conectado y se siente muy mal cuando permanece horas o días sin conexión a internet.

Los «tecnoadictos» son los adictos a los juegos online que pueden pasar horas y días enteros dedicados a jugar, olvidándose de comer, de dormir y de todo lo que los rodea. Esta adicción les crea graves problemas en sus relaciones sociales, familiares, laborales y en el estudio. Las personas con esta adicción suelen necesitar tratamiento psicológico y atención especializada.

Frase de la semana
El verdadero progreso es el que pone la tecnología al alcance de todos.
Henry Ford

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *