¿Nos afecta el cambio de hora?
Credit: Qué Pasa - CanstockPhoto

Hace unos días finalizó el horario de verano en Estados Unidos. A partir de ese momento el reloj se retrasó una hora.

De este modo, se inició el horario de invierno.

No es un gran cambio, sólo una hora. Sin embargo, muchos especialistas indican que este pequeño cambio puede causar grandes trastornos. Por supuesto, hay personas más sensibles que otras a estas alteraciones.

¿Pero en qué puede afectarnos este pequeño cambio?

Parece ser que, aunque el cambio es solo de una hora, puede afectar en la cantidad y la calidad del sueño de las personas. Y claro está, las alteraciones en el sueño traen varios y conocidos inconvenientes. Entre ellos puede ocurrir una mayor sensación de cansancio, somnolencia diurna, desgano e irritabilidad en los días posteriores al cambio.

Entonces la pregunta es: ¿por qué este cambio pequeño cambio puede afectar los hábitos del sueño?

La National Sleep Foundation explica: “Cuando su horario de sueño-vigilia se cambia, como en el caso del cambio de hora, su ritmo circadiano se ve gravemente afectado. Los ritmos circadianos siguen un ciclo de 24 horas. Son procesos físicos, mentales y conductuales que responden principalmente a la luz y la oscuridad. Un ejemplo simple y relacionable de un ritmo circadiano relacionado con la luz es la forma típica en que los humanos duermen por la noche y están despiertos durante el día.”

Así, si se siente raro, extraño, más cansado, desordenado en sus hábitos, en los días posteriores al cambio de horario no es más que un efecto del cambio de hora. Nada grave. Algo que desaparecerá pasados unos días o semanas, cuando su organismo vuelva a adaptarse.

Según algunos especialistas el inconveniente radica en que, aunque nuestro horario de levantarnos sea el mismo de siempre nuestro reloj biológico detecta nos estamos activando a una hora diferente. Detecta que algo cambió.  Y eso impacta en la rutina de sueño. Como consecuencia no se descansa bien y se puede producir un efecto parecido al del jet lag.

Este desajuste en los ritmos de sueño, pueden derivan en un menor rendimiento físico durante el día y dificultades en el nivel de concentración.

Así mismo, indican los especialistas, es posible que las personas sufran de cambios de ánimo derivados de no dormir bien. Entre estos cambios los más destacados son la irritabilidad, el mal humor y el desgano.

Por su lado, la National Sleep Foundation, alerta sobre las consecuencias que puede tener el cambio de horario en las carreteras.

“La falta de sueño, causada por un cambio de hora, puede afectar el pensamiento, la toma de decisiones y el estado de alerta. Como tal, el número de accidentes automovilísticos aumenta cada año después del cambio de horario.”

En este sentido, aconsejan a los conductores que sean prudentes al conducir después de un cambio de hora. Para prevenir cualquier tipo de accidentes viales la National Sleep Foundation aconseja:

  • Asegúrese de estar alerta antes de ponerse al volante.
  • Si se siente privado de sueño, considere modos alternativos de transporte.
  • Si nota que está somnoliento mientras conduce, deténgase y actúe.
  • Puede tomar una siesta de 20 minutos o beber una bebida con cafeína.
  • Parpadeo frecuente, párpados pesados, pensamientos a la deriva y bostezos repetidos son signos de somnolencia y de que es hora de detenerse.

Si bien el cambio de horario puede afectar a todas las personas, en general los niños y adultos mayores son los más afectados.

Los niños suelen tardar más tiempo en adaptarse al cambio de rutinas. Debido a esto se recomienda a los padres que sean pacientes y que acompañen a los pequeños en ese proceso de adaptación, si fuera necesario.

Por último, para hacer más fácil esta adaptación, la recomendación es cuidar la higiene del sueño para tener un buen descanso y que el cuerpo se ajuste a este nuevo horario.

  • Trate de tener horarios fijos para dormir y despertar.
  • Aproveche la luz del sol para realizar actividades.
  • Si es posible trate de hacer ejercicio por las mañanas.
  • Cuide su dieta.
  • Trate de no comer en exceso a la noche.
  • Trate de no beber café por las tardes u otras bebidas con cafeína.
  • Evite usar los dispositivos electrónicos antes de la hora de dormir.
  • Si se siente muy cansado haga una siesta corta a la tarde temprano.
  • Cuide el ambiente en el que duerme. La oscuridad de su cuarto y el silencio son importantes para conciliar el sueño.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *