Credit: Archivo

El 8 de marzo se celebra el Día Internacional de la Mujer. Lo sabemos. Pero a veces olvidamos todo lo que ese día significa. Es mucho más que una flor, una cena o un cartelito divertido en FB o un regalo especial. En ese día se resumen años de inequidad y de esfuerzo de millones de mujeres para que sus derechos sean reconocidos.

Por este motivo, desde hace años, en casi todas las ciudades del mundo se realizan marchas, eventos y manifestaciones para reivindicar las luchas de las mujeres, para visibilizar las inequidades de género y para exigir derechos aún postergados.

De este modo, después de los años de pandemia, este año las mujeres volvieron a llenar las calles. La Comisión 8M de Madrid, explicó: sobran motivos para marchar, especialmente tras la pandemia, que ha agravado las violencias machistas, ha aumentado la carga de trabajo de cuidados de las mujeres, ha ahondado en todas las brechas sociales y ha precarizado aún más si cabe las vidas que se juzgan menos válidas.

La historia

El Día Internacional de la Mujer se estableció como un día para conmemorar, visibilizar y reconocer la lucha de las mujeres por la igualdad y la defensa de sus derechos.

En este largo camino ha habido infinidad de sucesos, enfrentamientos, cuestionamientos, tanto en la vida personal de cada mujer como en las diversas luchas colectivas que se han planteado.

La escritora y pensadora francesa Simone de Beauvoir escribió: “El feminismo es una forma de vivir individualmente y de luchar colectivamente.”

En este sentido, las luchas por la ampliación de derechos de las mujeres, han ocurrido y ocurren en la vida de cada mujer que enfrenta los múltiples aspectos del  micro-machismo con el que se encuentra a diario, y en lo colectivo en las grandes gestas sociales del siglo 19, 20 y 21.

Así, una de esas gestas fue la lucha por el derecho al voto. Iniciada por el movimiento sufragista en el que lucharon muchísimas mujeres durante el siglo 19 e inicios del 20. Finalmente, luego de enormes movilizaciones y esfuerzos colectivos, poco a poco los distintos países fueron reconociendo y aceptando ese derecho.

En México, por ejemplo, la primera vez que las mujeres mexicanas ejercieron su derecho al voto fue en el año 1955.

Otra importante lucha del colectivo de las mujeres ha sido y es aún, la igualdad de derechos en las condiciones laborales.

Justamente, el 8 de marzo fue elegido para conmemorar el día internacional de la mujer, porque esa fecha remite a un trágico evento ocurrido en esas luchas.

El 8 de marzo  de 1908, 129 mujeres murieron en un incendio dentro de la fábrica Cotton en Nueva York, Estados Unidos tras haber iniciado una huelga con permanencia en su lugar de trabajo. El objetivo de la huelga era conseguir una reducción de jornada laboral a 10 horas, un salario igual al que percibían los hombres que hacían las mismas actividades y denunciar las malas condiciones de trabajo que padecían. Frente a esto, el dueño de la fábrica ordenó cerrar las puertas del edificio para que las mujeres desistieran. Sin embargo, debido a un incendio, el resultado fue la muerte de las obreras que se encontraban en el interior de la fábrica y que no pudieron salir.

Homenaje

Cuando hablamos de lucha cada mujer sabe de qué estamos hablando. Tanto en su vida personal, social, familiar como en el ámbito de trabajo o de estudio cada mujer se ha tenido que enfrentar a los diversos rostros que toman el machismo y el patriarcado en nuestra sociedad. Desde la violencia explícita y brutal hasta las sutiles formas de descalificación y servilismo a las que mujeres y niñas son sometidas a lo largo y ancho del mundo.

Hoy, para homenajear las luchas de tantas mujeres en los distintos rincones del mundo, vamos a recordar algunas frases que ellas dijeron:

“No estoy aceptando las cosas que no puedo cambiar, estoy cambiando las cosas que no puedo aceptar”. Angela Davis, activista política y destacada feminista.

“No hay barrera, cerradura ni cerrojo que puedas imponer a la libertad de mi mente”. Virginia Woolf, escritora británica.

“El acto más valiente sigue siendo pensar por ti mismo. En voz alta”. Coco Chanel, diseñadora y fundadora de la marca Chanel.

“Existen pocas armas en el mundo tan poderosas como una niña con un libro en la mano.” Malala Yousafzai, defensora de la educación para los niños y niñas en Pakistán. Premio Nobel de la Paz en 2014.

“Ignoramos nuestra verdadera estatura hasta que nos ponemos en pie.” Emily Dickinson, poeta estadounidense.

“Quienes no se mueven no notan sus cadenas.” Rosa de Luxemburgo

“Solo quiero que se me recuerde como una persona que quería ser libre”. Rosa Parks

“Los hombres temen que las mujeres se rían de ellos. Las mujeres temen que los hombres las asesinen”. Margaret Atwood

“Los roles masculinos y femeninos no están fijados biológicamente sino que son socialmente construidos.” Judith Butler

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.