Cuando hablamos del lenguaje corporal estamos hablando de todas las señales no verbales que usamos para comunicarnos. El lenguaje corporal puede revelar más información que las palabras. Nuestro cuerpo cuenta quienes somos, cómo nos sentimos, qué pensamos, qué nos gusta, qué nos enoja, etc.

Según los expertos, estas señales no verbales constituyen una gran parte de nuestra comunicación diaria. Este tipo de comunicación suele realizarse de forma inconsciente, es decir, no es voluntaria, por lo que es un buen indicador del estado emocional de la persona. Se basa en los gestos, posturas, movimientos del cuerpo y del rostro que hacemos sin prestar atención y que sirven para transmitir información. La información que transmite el lenguaje corporal, no siempre coincide con lo que se transmite a través de la comunicación verbal.

Varios investigadores afirman que el lenguaje corporal representa entre el 50 y el 70 por ciento de todas las comunicaciones. De allí la necesidad de aprender a utilizar y a leer esta forma de comunicación.

 

Siete claves para entender el Lenguaje Corporal

1. Expresiones faciales

Transmiten una gran cantidad de información no verbal. Lo primero en que centramos nuestra atención al interactuar con alguien es la expresión de su rostro. Y lo hacemos porque sabemos que las expresiones faciales pueden revelar los verdaderos sentimientos. Por ejemplo, si bien con palabras podemos decir que todo está bien, la expresión de la cara puede transmitir todo lo contrario. De este modo, en la cara se reflejan de manera innata y universal las siete emociones básicas: alegría, sorpresa, tristeza, miedo, ira, asco y desprecio.
 

2. Gestos

Los gestos suelen ser fáciles de comprender. Muchos son convenciones culturales y cambian según la cultura.
Algunos ejemplos:

  • Un puño cerrado puede indicar ira o la solidaridad.
  • Un pulgar hacia arriba o hacia abajo se utilizan como gestos de aprobación y desaprobación.
  • El signo V, creado por levantar el índice y el dedo medio y separarlos para crear una forma de V, significa la paz o la victoria en algunos países.
  • Una mano en alto para decir adiós.
     

3. Brazos y piernas

Algunos ejemplos:

  • Los brazos cruzados pueden indicar que una persona se siente a la defensiva, de auto-protección o de cerramiento.
  • De pie con las manos colocadas en las caderas puede ser una indicación de que una persona está lista y a punto para actuar, o que está enojada.
  • Tocarse los dedos rápidamente muestra inquietud y puede ser una señal de aburrimiento o de impaciencia.
  • Las piernas cruzadas pueden indicar que una persona se siente cerrada o que necesita privacidad.
  • Unir las manos por detrás de la espalda: demuestra confianza y ausencia de miedo.
     

4. Posturas

La postura corporal es un indicador del estado emocional, de la seguridad personal y de la predisposición a la acción.  
Algunos ejemplos:

  • Las posturas expansivas indican satisfacción, alegría y actividad.
  • Las posturas de contracción indican la negatividad, miedos y pasividad.
  • La postura erguida transmite confianza, estabilidad y seguridad.
  • Sentarse con la espalda recta puede indicar que se presta atención.
  • Las posturas abiertas indican amabilidad, apertura y buena disposición.
  • Las posturas cerradas pueden indicar hostilidad y ansiedad.
     

5. Apariencia personal

La apariencia sigue siendo la principal fuente de información. El aspecto de alguien nos habla de su edad, sexo, origen, cultura, profesión, condición social y económica, de su ideología o con qué valores se siente identificada. También un aspecto más o menos cuidado nos puede dar información sobre el estado anímico de la persona.

 

6. Espacio personal o proxémica

El término proxémica se refiere a la distancia que hay entre las personas cuando interactúan. Algunos autores describen cuatro niveles de la distancia en función del tipo de relación.

  • Íntima: -45 centímetros
  • Personal: entre 45 centímetros y 1,20  metros
  • Social: +1,20 metros
  • Pública: +3,60 metros  

Cada persona tiene su propio espacio y además puede variar según su estado de ánimo o las circunstancias. La forma en que cada persona usa esta distancia con el otro, también nos da información sobre su modo de ser.

 

7. Voz

La voz puede decir mucho más que las palabras. Es el indicador emocional más fiable e inmediato, junto con las expresiones faciales. El volumen, tono y la velocidad de la voz revelan importante información sobre el estado anímico de la persona. Cuando hablamos con un amigo, basta escuchar su tono de voz para saber que algo no va bien.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *