Las infidelidades
Credit: Qué Pasa - CanStockPhoto

Cada pareja es un mundo y cada mundo tiene sus reglas y sus pactos. Así también, para abordar el tema de la infidelidad deberíamos hablar de “las infidelidades”. Es decir, de lo que cada pareja acuerda y define como infidelidad. Este universo es amplio y singular para cada pareja y su mundo.

Clásicamente se entiende por infidelidad tener relaciones sexuales con otras personas mientras se está en una relación de pareja a la que se le ha prometido fidelidad.

Sin embargo, el alcance de lo que se considera infidelidad varía en cada pareja y depende del concepto de lealtad que tiene cada persona.

Para algunas personas, tener sexo casual sin compromiso, no entra en el terreno de la infidelidad. Para otras, en cambio un simple coqueteo virtual es un acto infiel.

De este modo, la infidelidad no es una situación única. No está claramente definida con anterioridad. Por el contrario, la definición de infidelidad varía entre las parejas. Y por eso es necesario que cada pareja defina su acuerdo y lo que espera del otro.

¿Es la infidelidad una cuestión puramente sexual? ¿Sentir atracción por alguien sin llegar a tener intimidad física es infidelidad? ¿Las relaciones o coqueteos virtuales son infidelidades? ¿Es infidelidad el sexo virtual con desconocidos? ¿Conectarse a aplicaciones de citas sin el objetivo de concretar nada es infidelidad? ¿Y tener una gran intimidad emocional con otra persona sin tener sexo es ser infiel? ¿Ver porno a escondidas se considera infidelidad?

El universo es enorme. Por eso cada pareja debe acordar qué es la infidelidad para ellos. Deben acordar cuál es el límite de lo permitido en este terreno. Qué aceptan y qué situaciones son intolerables e imperdonables.

A pesar de todas estas variaciones, sin duda, lo que todas las infidelidades tienen en común es que rompen el pacto que había con el otro. De este modo lo que está detrás de la infidelidad es el engaño, la traición y la mentira. Y es esto lo que provoca un profundo dolor.

Tenemos entonces esta doble cara. Por un lado, la infidelidad pone al descubierto que nuestra pareja necesita a alguien más para satisfacer sus deseos sexoafectivos. Por otro, la constatación de que la persona en quien se confía es capaz de engañar y de mentir sin ningún problema.

El problema es complejo y hay que tratar de entenderlo en todas sus dimensiones.

Seguramente, uno de los motores de la infidelidad es la atracción por lo prohibido. La infidelidad es eso: engañar y mentir para ocultar un comportamiento. Es querer llevar una vida a espaldas de la pareja, de manera oculta y clandestina.

Esto nos lleva a preguntarnos, ¿cuáles son las causas de la infidelidad?

¿Por qué ocurren las infidelidades?

Obviamente, las razones por la que alguien es infiel son múltiples y variadas. Cada uno tiene su motivo único para ser infiel y romper el acuerdo que hizo con su pareja en relación con este tema. Sin embargo, hay algunas causas que suelen ser recurrentes…

  • Aburrimiento de la vida en pareja.
  • Necesidad de experimentar nuevas sensaciones.
  • Ganas de vivir algo prohibido.
  • Decaimiento de la vida sexual de la pareja.
  • Falta o pérdida del interés o deseo hacia el otro.
  • Falta de intimidad emocional en la pareja.
  • Sentirse muy atraído/a hacia alguien y no estar dispuesto/a a resistirse a esa atracción.
  • Problemas de comunicación en la pareja.
  • Adicción al sexo, al romance, al juego, a las drogas, al alcohol.
  • Conflictos matrimoniales no resueltos.
  • Períodos estresantes.
  • Insatisfacción personal.
  • Por despecho o venganza.
  • Necesidad de sentirse deseado/a.

Infidelidad Económica

Existe también otro tipo de infidelidad que los expertos han llamado “Infidelidad Económica”. Este tipo de infidelidad es más común de lo que uno creería y también pone en riesgo al vínculo.

Básicamente es el acto de mentir a la pareja sobre los ingresos que se tienen o sobre gastos que se realizan. Incluye esconder dinero, tener cuentas separadas de banco, mentir sobre la cantidad de deudas. De este modo, cualquier acción que engañe u omita información financiera es considerada una infidelidad económica.

Según un artículo de BBC news: “en Estados Unidos una de cada cinco personas reconoce haber escondido una deuda, saldo en tarjetas de crédito o hábitos de compras compulsivas, según un estudio de la consultora estadounidense creditcards.com.”

Conclusión

Ya sea en lo sexual, en lo afectivo, en lo económico o financiero, todas las formas de infidelidad involucran engaño, conductas evasivas, ocultamiento y mentiras. De esta manera lesionan fuertemente la confianza mutua, uno de los pilares del vínculo amoroso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.