Suelen confundirse, pero la bulimia y la anorexia son dos trastornos distintos que funcionan y se muestran de manera diferente. Es importante conocerlos y diferenciarlos. Ambos son trastornos que afectan especialmente a las personas jóvenes, a adolescentes y a también preadolescentes.

Tienen en común que los dos son trastornos alimenticios. Son las alteraciones más comunes de la conducta en el acto de comer y deben ser tratados por profesionales.

También hay que aclarar que cuando se sufre uno de ellos, se puede sufrir -antes o después- el otro.

En ambos trastornos se tiene una imagen corporal distorsionada. La persona ve a su cuerpo de una manera distinta a como realmente es. Se ven gordos, enormes, desproporcionados. Esta distorsión permanece aunque la persona baje llamativamente de peso. Sigue viendo que su cuerpo no es lo que quisiera, y por eso se somete a diversas privaciones y modos de alimentarse y de purgarse.

Si bien tanto a la anorexia como a la bulimia  pueden padecerla los dos sexos, son más frecuentes en mujeres y en etapas como la adolescencia o la preadolescencia.

A pesar de que quienes las padecen tienen un objetivo común que es el deseo de adelgazar y la obsesión por controlar su peso, existen diferencias importantes entre ambas en relación a la conducta, a los modos en los que se manifiesta y a los síntomas que presentan.

Es importante aprender a distinguirlas para brindar la ayuda adecuada a quien las padece. 

Principales diferencias entre bulimia y anorexia

Forma de manifestarse

  • La bulimia se manifiesta cuando la persona se da atracones, es decir come mucha comida de golpe, y luego se provoca el vómito o toma laxantes para perder lo que ha devorado.
  • La anorexia es la restricción voluntaria del consumo de alimentos. La persona deja de comer. Come nada.  No se alimenta.   Adelgaza en exceso, hasta la escualidez evidente.

Estilos de comer

En la bulimia:

  • Cortan los alimentos en trozos grandes
  • Comen rápidamente
  • Apenas mastican o tragan sin masticar
  • Prefieren grandes porciones

En la anorexia:

  • Cortan los alimentos en trozos pequeños
  • Comen lentamente
  • Mastican largo rato antes de tragar
  • Prefieren pequeñas porciones, tiran, escupen o esconden la comida.

Control y descontrol de la propia conducta
En la anorexia hay un comportamiento mucho más controlador ante su objetivo de pérdida de peso. Todos sus actos se dirigen a analizar y controlar minuciosamente aquello que se ingiere. Pueden llegar a no comer nada durante todo el día.

En la bulimia hay una conducta ansiosa y poco controladora. Presentan un auténtico descontrol en su alimentación diaria. Suelen seguir regímenes extremos como pasar un día sin comer en combinación con el consumo impulsivo de una gran cantidad de alimentos los llamados “atracones”. Luego del atracón suelen compensar estos excesos provocándose el vómito o tomando laxantes para deshacerse de la comida ingerida descontroladamente y del sentimiento de culpa y vergüenza que sienten.

Diferencias en el peso
En la bulimia el peso permanece dentro del rango saludable. Los pacientes con bulimia pueden tener un peso normal y engordar y adelgazar de manera muy brusca. Se sufren cambios significativos e irregulares en el peso, ya que con los atracones la persona engorda y luego con el vómito adelgaza mucho de golpe.

En la anorexia la persona está muy por debajo de su peso corporal normal, y esto es muy evidente para los demás, no para ella. Las pacientes con anorexia pesan mucho menos de lo que es su peso ideal, llegando a una situación de delgadez extrema.

Consecuencias físicas
La bulimia puede acarrear enfermedades graves como la hinchazón de la glándula parótida y la cara; daños en el esmalte dental y deterioro o pérdida de piezas dentarias como consecuencia de los vómitos. Tienen conductas compensatorias como: escupir, abuso de líquidos para compensar el hambre, provocar el vómito, abusar de laxantes y diuréticos. Estas últimas conductas pueden provocar la muerte por paro cardíaco al ocasionar la pérdida de potasio.

La anorexia puede provocar desaparición de la menstruación, debilidad general, deshidratación y el desarrollo de enfermedades graves, incluida la propia muerte. También puede haber caída del cabello, piel seca, hipotensión e hipotermia.

Tanto quienes sufren bulimia como anorexia deben recurrir a un tratamiento médico y psicológico para superar estos trastornos y recobrar una vida saludable. Si conoce a alguien con este padecimiento busque ayuda profesional. Ambas son enfermedades que deben tratarse por profesionales especializados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *