Los especialistas sostienen que la gente nociva existe. Son aquellas personas que por su manera de ser, por la energía que transmiten, y por su estilo de comunicación, provocan daños psicológico y emocional a los demás, a veces sin siquiera darse cuenta. 

Las personas tóxicas están a nuestro alrededor. Conocer su existencia, mantener un buen nivel de autoestima y saber actuar ante el chantaje emocional hace que tengamos menos probabilidades de caer en sus redes.

Se las puedes encontrar en cualquier lugar. Puede tratarse de un jefe, de un amigo, de un familiar, o incluso de la propia pareja.

Es posible reconocer a una persona tóxica por distintos factores, los más comunes son:

1) Habla siempre de temas negativos.
2) En vez de halagar, encuentra siempre el defecto.
3) No acepta una opinión distinta a la suya.
4) Es hiriente, agresivo, e inflexible.
5) Descalifica la opinión de los demás.
6) Ve todo negro. Desalienta a los que tiene a su alrededor.

Las personas tóxicas son las personas que manipulan, desvalorizan, y avasallan, socavando el autoestima y la motivación de todos los que tienen a su alrededor. Comunican un estado de pesimismo y desánimo.

Buscan la manera de desalentar al otro en sus sueños y de hacerles sentir que todo es difícil y que no vale la pena intentarlo. Con su forma de actuar pueden destruir la confianza en uno mismo, alejarnos de nuestros objetivos y hasta arruinar nuestra vida.

Suelen utilizar bromas e ironías para minar lentamente la motivación de los demás. Tratan de reducir tu estima y tu valor. Por regla general, agigantan los errores de los demás y reducen al máximo los logros. Difunden rumores, o mienten sin dudar para conseguir sus objetivos. Son personas que piensan que sólo ellos tienen razón y que sólo ellos saben cómo han de hacerse las cosas.

Si se vive con ellos la convivencia es muy dura.

A veces no nos damos cuenta de forma consciente, pero si después de estar con determinada persona nos sentimos faltos de energía, deprimidos, desalentados, como si hubieran absorbido nuestra energía, hemos estado con una persona tóxica y ha conseguido afectarnos. .

Algunos estilos de personas tóxicas
1- El Narcisista:
Se cree el centro del universo. Todo gira en torno a él. Se siente superior a los demás. No acepta las críticas. Descalifica a todos los que no piensas como él.

2-El histriónico:
Busca llamar la atención. Son de emociones exageradas y son muy seductores. Busca que todos se ocupen de él y de sus problemas. Lo único importante es lo que le pasa a él.

3-El pesimista:
Ve todo negro. Se queja permanentemente. Busca dar lástima. Rechaza las soluciones y suele contagiar su pesimismo a quienes lo rodean.
4-El negativo:
Se caracteriza por llevar siempre la contraria. Se opone a todo. Si alguien le cuenta un proyecto o un objetivo, lo descalificará inmediatamente. Todo le parece mal. Está seguro de que las cosas no van a funcionar.
5-El falso:
Son personas amables que le caen bien a todo el mundo, pero ni bien se les da la espalda te despellejan. Son manipuladores y muy mentirosos.

¿Cómo cuidarse de las personas tóxicas?

• Lo primero es identificarlos. Las personas «tóxicas» influyen en la salud tanto física como psíquica del otro. Es clave identificar los síntomas que una compañía nociva produce. Por ejemplo pueden causar malestar, insomnio, angustia, depresión, desgano, etc.
• A esas personas se las controla quitándoles su poder. Hay que evitar su compañía y no permitirles acceso a nuestra intimidad. Si se debe convivir con ellas, en la familia o en el trabajo, hay que abstraerse mentalmente de su presencia y acciones.
• Cuando surge un comentario «tóxico», hay que tratar de que no nos afecte. Tratar de cambiar de tema rápidamente..
• Cuando se está cerca de una persona «tóxica es conveniente focalizarse en las cosas positivas que uno tiene en la vida.
• Si no es posible evitarlos, reduzca al mínimo el contacto personal con ellos.
• Si tiene que verlo prepárese mentalmente para estar bien y contrarrestar así las actitudes «tóxicas».
• . No pase por alto sus actitudes tóxicas. Convérselo inmediatamente con él.
• Ejercite su propia autocrítica y revise con asiduidad qué tipo de actitudes y comportamientos tiene usted para con los demás. Usted también puede ser «tóxico» para otros. 

 

Frase de la semana
“Me gustan los amigos que tienen pensamientos independientes, porque suelen hacerte ver los problemas desde todos los ángulos.”

Nelson Mandela

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *