Las fiestas pueden convertirse una época estresante para muchas personas. La sobrecarga de tareas, los balances personales, los compromisos personales y laborales, suelen ser exigentes y pueden provocar un estado de agotamiento. 

Son muchas las emociones que se movilizan en estas fechas. La vivencia de las fiestas incluye el recuerdo a veces doloroso de fechas similares, la nostalgia por las épocas pasadas, el recuerdo de los que ya no están, el reconocimiento del paso del tiempo y también el clásico balance de logros y frustraciones del año que se termina.

Todo esto, sumado a las exigencias exteriores, puede causar malestar, estrés emocional y un estado de desánimo.

Es necesario reconocerlo y admitirlo para encontrar la mejor forma de reducir el malestar y disfrutar de las celebraciones.

¿Qué hacer para que el estrés no impida disfrutar de las fiestas?

  • Es importante reconocer que es posible que las fiestas le causen estrés. Son fechas particulares que pueden movilizar emociones, sentimientos de nostalgia, recuerdos. No se sienta culpable por sentir algún malestar frente a las fiestas de fin de año.
  • Identifique los factores de estrés de las fiestas. ¿Cuáles cree que son las situaciones de las fiestas que aumentan el malestar? ¿Tienen relación con las reuniones, las relaciones familiares, los balances personales, la situación de aislamiento o las perdidas?
  • Propóngase afrontar mas saludablemente las fiestas de a poco. Trate de evitar los excesos en las bebidas y en las comidas.
  • Organice encuentros gratos.
  • Haga balances realistas del año. No se castigue si no pudo cumplir todos sus proyectos. Trate de analizar los factores que influyeron en las dificultades.
  • Reformule sus proyectos para el año entrante.
  • No se exija “estar feliz” de modo artificial. Trate de rescatar sus afectos y valores genuinos.
  • Cuídese. Respete sus necesidades y sentimientos
  • Dedíquese a actividades que disfrute y le resulten relajantes.
  • Asegúrese de descansar lo suficiente.
  • Retome el contacto con amigos y familiares y fortalezca su red de apoyo.
  • Si se siente agobiado por el estrés y detecta indicadores de angustia, ansiedad o depresión, considere el buscar ayuda profesional.
  • Permítase deseos gratos y realistas para el próximo año.
  • Sonría.

¿Cómo recuperar energía en fin de año?

  • Es natural que a fin de año las energías comiencen a decaer. Es el final de un año, el final de un ciclo, y es normal sentirse cansado.
  • Cuando se está agotado es fundamental escucharse. Es necesario darse un respiro, descansar, recuperar las fuerzas. Muchas veces las obligaciones y compromisos hacen que se pasen por alto las señales de agotamiento. Si se siente sin fuerzas, descanse.
  • Ocuparse más que preocuparse. Manténgase en el presente realizando las cosas que debe hacer hoy y no piense demasiado en el futuro.
  • Planifique su día. No desperdicie su tiempo pensando en lo que se viene por delante.
  • Resuelva las situaciones cotidianas. Organice los temas pendientes y busque algún tiempo para sus necesidades personales.
  • A esta altura del año es importante darse pausas. Aproveche cada momento para darse un recreo. Haga cosas que le resulten agradables. Vaya con calma. Disfrute su tiempo libre.
  • Trate de mantenerse positivo frente al futuro.
  • Agradezca. Intente recibir los desafíos con alegría y optimismo.
  • No se sobrecargue de obligaciones.

Happy New Year

Mira, no pido mucho,
solamente tu mano, tenerla
como un sapito que duerme así contento.
Necesito esa puerta que me dabas
para entrar a tu mundo, ese trocito
de azúcar verde, de redondo alegre.
¿No me prestas tu mano en esta noche
de fin de año de lechuzas roncas?
No puedes, por razones técnicas. Entonces
la tramo en el aire, urdiendo cada dedo,
el durazno sedoso de la palma
y el dorso, ese país de azules árboles.
Así la tomo y la sostengo, como
si de ello dependiera
muchísimo del mundo,
la sucesión de las cuatro estaciones,
el canto de los gallos, el amor de los hombres.

Julio Cortázar

Frase de la semana
“La paz comienza con una sonrisa.”

Madre Teresa de Calcuta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *