¿Escuchó hablar del “Bombardeo de amor”?
Credit: Qué Pasa CanStockPhoto

El amor siempre da que hablar, y nunca nos cansamos de hablar de amor. Y, además, ya sabemos que cuando de amor se trata no suele ser todo rosa. Muchos modos de amor se vuelven tóxicos y pueden generar un enorme daño en las personas.

Hoy vamos a centrarnos en el “Bombardeo de amor” también llamado “love bombing”. Es una de las maneras tóxicas de vincularse con los demás que forma parte de las problemáticas del amor. 

Tendencia indiscutida en Tik Tok, estas bombas de amor son bastante peligrosas y, como cualquier bomba, pueden causar una destrucción masiva de la persona.

¿De qué se trata?

En pocas palabras, es un comportamiento que busca manipular y controlar al otro a través del amor

Sin embargo, esta forma de manipulación no es nueva.

Parece ser que en la década de los 70 una secta estadounidense manipulaba a sus miembros a través de una intensa entrega de afecto y cariño. Así, las víctimas, solo se sentían protegidas, aceptadas y seguras dentro de la comunidad y percibían como hostil al mundo exterior.

Luego, la antropóloga Geri-Ann Galanti y la psicóloga Margaret Singer comenzaron a usar la expresión “love bombing” para describir las estrategias de manipulación a través del amor que utilizan las sectas para captar adeptos.

Esta misma conducta de manipulación se utiliza en las relaciones interpersonales.

Esta forma de manipulación no se limita a las relaciones de pareja. Otras relaciones como las amistades, las relaciones familiares y laborales también pueden tener este formato. Pero es en las relaciones de pareja en las que se despliega con toda su intensidad.

Entonces, a leer con atención para ponerse a salvo de estos bombardeos.

Empecemos por el principio

¿Cómo ocurre este bombardeo de amor? ¿De qué se trata?

Podemos decir que el “bombardeo de amor” es una técnica de manipulación que se realiza a través manifestaciones excesivas de amor. Se trata de un intento de influir, de controlar y de manipular a una persona mediante demostraciones de atención y de afecto, como adulaciones, regalos, manifestaciones amorosas, declaraciones de amor, etc.

La víctima de este bombardeo de amor se siente halagada y se entrega a esta situación, disfrutando inocentemente de ese intenso ametrallamiento de amor. La persona que bombardea, por su lado, tiene gestos enormes de amor. Demuestra un interés extremo y único hacia su víctima. Se desvive por ella y busca llenarla de amor, regalos y lisonjas de todo tipo.

Así van las cosas hasta que, de imprevisto, sin ninguna explicación el que bombardea corta ese flujo de amor. Su conducta cambia. Se vuelve frío y distante. Ya no hay halagos, ni demostraciones de amor, ni regalos ni nada. El manipulador empieza a mostrar su verdadera personalidad.  Se vuelve controlador y obsesivo.

Ahora bien, la víctima no entiende qué ha pasado. Se siente aturdida y confundida. Se culpabiliza. Cree que ha hecho algo mal, y que ella es la causa del cambio.

De este modo, algo que a primera vista podría parecer muy agradable y placentero termina siendo una trampa mortal.

A través de sus bombas de amor, el manipulador consiguió generar un estado de dependencia emocional en su víctima. Luego, con su cambio de conducta la confunde y la aturde, la controla, iniciando así el ciclo tóxico. La víctima va perdiendo su autonomía y su autoestima y puede entrar en un pozo depresivo.

Etapas del bombardeo de amor

Los estudiosos del tema distinguen 3 etapas. Es importante conocerlas para detectar si se está viviendo algo así sin darse cuenta.

 1. Etapa de idealización: Esta es la etapa en la que el victimario se dedica a derribar las barreras de su pareja por medio de regalos, cumplidos, atenciones, etc. Es el principio.  Suele ser la etapa inicial de la relación, por lo que estas atenciones se interpretan como el momento de la conquista. El victimario se dedica a deslumbrar a su víctima con estas bombas de afecto.

 2. Etapa de desaprobación: Es la segunda etapa.  Acá las cosas empiezan a complicarse. El “bombardeador” empieza a cambiar. Se vuelve frío y distante. Desaparecen los halagos, los regalos, las demostraciones de amor. Le echa la culpa a la víctima de estos cambios.

 3. Agotamiento: En esta tercera etapa pueden ocurrir dos cosas: que la víctima se dé cuenta de la situación tóxica y ponga un límite a la relación; o que no se dé cuanta y el círculo vicioso se repita una y otra vez. Si algo de esto te está pasando habla con alguien que pueda ayudarte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *