¿Existe? ¿Es un mito? ¿Qué nos pasa en diciembre?

Los especialistas explican  que si bien hay factores internos que hacen que una persona pueda tener más inclinación al estrés; hay épocas del año en las que somos más proclives a padecer este tipo de cuadro. Diciembre con todos los compromisos de las fiestas es una de esas épocas. 

También conocido como Síndrome de Diciembre, el fenómeno abarca muchas formas de malestar. Desde un aumento de la irritabilidad, y del cansancio hasta un cuadro de estrés agudo. 

Los distintos tipos de estrés se incrementan. El estrés emocional, el burn out, los estados depresivos están a la orden del día. Los especialistas coinciden en que las consultas médicas y psiquiátricas se incrementan en estas fechas. Los consultorios colapsan.

A las obligaciones relacionadas a la fecha , se suman la proliferación de fiestas y eventos, los problemas familiares, el sentimiento de soledad y la resignificación de las pérdidas emocionales acontecidas. 

Para aquellas personas que han perdido a un ser querido estas fiestas suelen ser muy difíciles de atravesar. Al dolor de saber que ese ser querido no estará presente en la reunión familiar se le suma la “obligación” cultural de celebrar y de brindar con alegría por el año que comienza. Para todos aquellos que están atravesando un duelo, o se encuentran lejos de sus seres queridos esto no es sencillo. 

Para tener en cuenta
A fines de año se llega con presiones de todo tipo y, a la vez, con cansancio acumulado y residual. Se produce esa aceleración de sucesos a los que hay que responder. Ante esto, el “desestresante” más efectivo es el «no». Saber decir que no, poner límites, no sentirse obligado a cumplir con todo, es la mejor receta para esta época. 

Tipos de estrés habituales en diciembre
Estrés laboral
El estrés laboral o burnout es cada vez más frecuente. Las exigencias laborales aumentan y hacen que lleguemos a fines de año con un gran nivel de cansancio. Es necesario dosificar y medir este estrés para no tener un pico de estrés que nos desestabilice.

Estrés emocional
Es casi imposible no hacer balances en esta época del año. Todos los hacemos. Los logros, lo que no se alcanzó y las ausencias inclinan la balanza hacia uno u otro lado. Para el que se siente solo o lejos de los seres queridos el estrés emocional aumenta fuertemente. Estas fiestas ponen en evidencia el cuadro afectivo y emocional en el que vive la persona. ¿Con quién queremos estar? ¿Con quién podemos estar? ¿No tengo con quién pasar las fiestas? ¿Extraño a mi ex pareja? ¿Quisiera estar con otras personas o en otro lado? Todas estas situaciones hacen que el estrés emocional aumente. Sea cuidadoso con sus emociones. Respete lo que le pasa y lo que siente.

Estrés familiar
Cada vez los miembros de la familia tienen más actividades que tienen un cierre de ciclo formal al que los demás integrantes tienen que asistir. En esta programación suelen aparecer conflictos. O hacerse visibles conflictos existentes, que a raíz de la presión de reunirse en las fiestas salen a la luz. Muchos festejos terminan en tremendos enfrentamientos familiares. Es aconsejable tratar de ser prudente y medido en estos eventos para evitar situaciones irreversibles. 

Estrés social
Diciembre es temporada alta de eventos sociales, fiestas, compromisos. Parece que todo tiene que ocurrir antes de que termine el año. El consejo es poder elegir. No es necesario cumplir con todo. Elija. Decida a qué compromisos quiere o debe asistir y cuáles no son necesarios. 

Estrés económico
Las fiestas generan un incremento en los gastos que resulta significativo para las familias. Los regalos, los festejos suelen ser una presión también en lo económico. Regule sus gastos, trate de medir lo que gasta y no generarse deudas superiores a lo que puede afrontar.

Recomendación
El estrés de diciembre puede provocar un aumento de la ingesta de bebidas alcohólicos. Tenga en cuenta que beber alcohol en exceso puede traer graves consecuencias para su vida. Sus problemas se agudizarán y sus problemas seguirán allí. Sea prudente. El estrés no se soluciona con alcohol. Al contrario. El consumo excesivo de alcohol le generarán un malestar mayor.

Frase de la semana
“El estrés surge cuando hay excesivas demandas exteriores y tu organismo no alcanza a hacerles frente.” Bernardo Stamateas