Frase de la semana
“Sólo existen dos cosas importantes en la vida. La primera es el sexo y la segunda no me acuerdo.”  Woody Allen

Nos gustamos. Nos miramos. Nos atraemos. Nos deseamos. Tenemos sexo. Nos enamoramos. Nos cansamos. Nos aburrimos. Abrimos una cuenta en Tinder. Damos like. Chateamos. Buscamos sexo. Buscamos amor. Buscamos una compañera. Un compañero. Buscamos gustar.

Buscamos un futuro. Buscamos pasar un buen momento. Buscamos en quién confiar. Buscamos entregarnos. Armar una familia. Hijos. 

Buscamos seguridad. Buscamos vivir el momento. Aventuras. Explorar sensaciones. Erotismo. Buscamos placer. Buscamos comprensión. Algo nos impulsa hacia el otro. Química. Atracción. Deseo. 

El amor de pareja está hecho de esto y de muchas cosas más. Vamos. Venimos. Seducimos. Probamos. Nos desilusionamos. Nos equivocamos. Nos engañan. Engañamos. Mentimos. Nos mienten. Nos rompen el corazón. Volvemos a empezar. Tinder. Una nueva salida. Una cita. Otra. 

Y de repente aparece alguien con el que decidimos permanecer. Alguien que nos inspira, no sólo a vivir un momento de atracción, sino ganas de mas. “Esta persona es para mí”. “Acá me quedo”. “Acá quiero envejecer”. “Quiero hacerla feliz”.” Quiero todo con él”. Pensamos eso, sentimos eso. 

Y algo que comenzó como una atracción, como una fuerza hacia el otro, se va convirtiendo en un proyecto de vida. Entonces un día decidimos vivir juntos. Y ahí empieza otra historia. El sexo, la pareja y el amor no siempre van de la mano. 

Puede ocurrir, y de hecho ocurre con mucha frecuencia, que aquella atracción inicial con el paso del tiempo va perdiendo fuerza. ¿Cómo hacer para que el sexo, el amor y la pareja sigan creciendo? 

Es esta la pregunta del millón. Muchas parejas llegan a la consulta psicológica porque no saben qué les pasa. Se aman, pero no se desean. O tienen una vida sexual satisfactoria pero no consiguen ponerse de acuerdo en nada. Parecería que el acuerdo y el amor pueden matar a la pasión. 

Muchas parejas se preguntan: ¿por qué si nos casamos tan enamorados, se nos apaga la llama del amor?

Sexo en el matrimonio
Al casarse muchas parejas ponen al sexo en segundo lugar. Creen que la atracción sexual y el deseo están garantizadas. Que nada puede afectar es enorme deseo de estar juntos que sienten.  Creen que la atracción que vivieron en el inicio de la relación se va a sostener con el paso del tiempo por arte de magia. 

Muchos hombres y mujeres sienten que no tienen una vida sexual satisfactoria en sus matrimonios. ¿Qué paso? Si se casaron con la persona que amaban, si al principio tenían ganas de tener sexo a cada minuto, si en los primeros meses no se podían contener y corrían a besarse y a abrazarse, ¿qué pasó?

Existe una gran cantidad de parejas que por múltiples factores, dejan de lado sus encuentros íntimos de tal forma que terminan por convertirse en amigos que comparten una cama.

La rutina, las obligaciones diarias, el cansancio, los objetivos económicos, son algunos de los enemigos de la sexualidad en el matrimonio. 

5 tips para mejorar tu vida sexual en el matrimonio 

  1. Darle tiempo a la intimidad. Si tiene hijos puede dejarlos con sus abuelos o tíos por un rato y disfrutar de la casa plenamente. Pueden disfrazarse, tener sexo en cada rincón de su casa y recuperar por un rato la libertad perdida. 
  2. Hablar de sexo. Es importante perder el pudor y poder hablar con su marido/mujer de lo que le gusta o gustaría hacer. En el sexo las dos personas deben disfrutar. Es importante estar atento al placer del otro.
  3. Hagan algo romántico. Velas, música, un baño de espuma, cremas, juguetes sexuales, etc. Es bueno salir de la rutina sexual y usar la creatividad. 
  4. Mándele a su pareja mensajes eróticos durante el día. Prepare el terreno para una noche sensual.
  5. En la vida sexual son muy importantes los sentidos. El oído es uno de ellos, por eso puede crear una lista de canciones sensuales que le recuerden los buenos momentos que han pasado juntos. 
  6. Convierta su vida sexual en una prioridad. Las parejas deben aprender a organizar su intimidad física, ya que es muy difícil dejar que las demás responsabilidades acaparen nuestra energía y nuestro tiempo.

¿Qué puede ser más importante que mantener matrimonios fuertes, vivos y apasionados? Una relación sexual fuerte fluye en cada área de la vida de pareja e influye de manera positiva en otros aspectos de la relación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *