¿Quién no se ha preguntado alguna vez sobre el sentido de la vida? ¿Tiene sentido lo que hacemos? ¿Para qué vivimos? Son algunas de las preguntas que han ocupado a filósofos, científicos, y seguramente a la mayoría de los seres humanos, durante siglos y siglos.

Cada quien ha formulado distintas respuestas a estas preguntas sobre el sentido. Ya sea sobre el sentido de la vida en general o de la propia vida en particular. ¿Tiene mi vida sentido? ¿Cómo se le encuentra sentido a la propia vida?

En su charla TED: “Hay mucho más en la vida que ser feliz”, la escritora Emily Esfahani Smith desarrolla un punto de vista innovador sobre la enorme pregunta acerca del sentido de la vida.

Comienza la charla contando que ella solía pensar que el sentido de la vida era encontrar la felicidad. Comenta que todo el mundo decía que para ser feliz había que tener éxito y ella empezó a esforzarse para conseguirlo. Pero notó que en vez de estar feliz, se sentía cada vez más ansiosa y desorientada.

Finalmente decidió estudiar psicología positiva para tratar de entender qué es lo que hace a la gente feliz. Fue entonces que descubrió algo que le cambiaría la vida: “los datos mostraron que perseguir la felicidad puede hacer a la gente infeliz”, dice. Contrariamente a lo que se cree, la obsesión por conseguir felicidad lleva a que seamos cada vez más infelices.

Comenta la escritora que vivimos en una cultura que está obsesionada por la felicidad. A pesar de esto, los datos estadísticos indican que la tasa de suicidio se incrementó en todo el mundo. Opina la escritora que aunque el nivel de vida ha mejorado, cada vez hay más personas que se sienten deprimidas, aisladas y vacías. Y, según ella, la sensación de vacío se debe a la falta de un sentido de la vida. Estos datos la impactaron fuertemente y decidió profundizar en el problema de la felicidad.

Afirma la escritora que, “según la investigación, lo que provoca esta desesperación no es la falta de felicidad. Sino que es una falta de algo más, una falta de sentido y de significado en la vida.”

Así fue que el estudio de estos indicadores la llevó a preguntarse cuál es la diferencia entre ser feliz y encontrarle un sentido a la vida. Los psicólogos definen la felicidad como un estado de comodidad y tranquilidad que hacen que uno se siente bien en el momento. El sentido de la vida, en cambio, tiene un componente más profundo, afirma. 

Afirma que los estudios muestran que las personas que encuentran un sentido en la vida son más resistentes, son mejores en la escuela y en el trabajo, e incluso viven más. A partir de estos conceptos se empezó a preguntar: ¿Cómo podemos tener una vida más significativa? Y luego de años de estudio y de entrevistarse con miles de personas llegó a una conclusión: hay 4 pilares para encontrar el sentido a la vida.

Cada persona puede construir su sentido construyendo 1 o todos estos pilares:

  • El primer pilar es “el sentido de pertenencia”. Esto significa tener relaciones con los demás en las que uno es valorado por lo que es y, a su vez, valora a los otros por lo que son. Se trata de vínculos de amor.
  • El segundo pilar es “el propósito”. El propósito está relacionado, no con lo que uno quiere, sino con lo que uno da. “La clave del propósito es usar tus fortalezas para servir a los demás”, afirma la escritora. Muchas personas encuentran su propósito en el trabajo que realizan. El propósito nos da un motivo para vivir.
  • El tercer pilar es “la trascendencia”. Son estos los momentos en los que uno se siente conectado a una realidad superior. Para algunas personas puede ser la religión, para otras el arte, etc. Estas experiencias trascendentes hacen que las personas actúen con más generosidad.
  • El cuarto pilar es “la historia que te cuentas sobre ti mismo”. La forma en que nos contamos nuestra propia historia nos configura. Somos los autores de nuestro relato y podemos cambiarlo si queremos. Dice Emily Esfahani Smith que nuestra vida no es sólo una suma de datos, uno puede editar, cortar, interpretar y re armar la propia historia. Reflexionar sobre la propia vida ayuda a que uno pueda cambiar la historia.

La escritora concluye diciendo que vivir una vida significativa da trabajo permanente y es un proceso constante. Cada persona puede crear y fortalecer estos 4 pilares que sostienen el sentido de la vida.

“La felicidad va y viene”, dice Emily Esfahani Smith, “pero cuando las cosas se ponen malas tener un sentido te da algo a lo que aferrarte.”
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *