Dormir bien es importante para el equilibrio físico y mental. Dormir es más que un acto placentero. Día a día los científicos descubren que los beneficios de dormir son cada vez más sorprendentes. 

Dormir lo necesario le hace un bien a nuestro organismo y a nuestra mente. Ya que no sólo permite el descanso y la recuperación psíquica y física, sino que mejora la memoria, el carácter y el bienestar general de la persona.

Para un correcto desarrollo es necesario cuidar y respetar el sueño propio. También es fundamental que los niños tengan el suficiente tiempo de descanso y recuperación de energía.

En muchas investigaciones de parte de diversas Universidades se ha demostrado que la privación del sueño afecta los procesos aprendizaje. Esto porque durante el sueño se forma una serie de conexiones nerviosas (sinapsis) que logran potenciar el aprendizaje y al no dormir lo suficiente (7-8 horas al día) estos procesos sinápticos no pueden formarse.

Aprendizaje y memoria

Científicos en China y EE.UU. dicen haber identificado el mecanismo por el que una buena noche de sueño mejora el aprendizaje y la memoria.

El estudio, publicado en la revista Science, muestra que incluso un profundo entrenamiento no reemplaza la falta de sueño.

El trabajo de los científicos de la escuela de medicina de la New York University y de la Peking University consistió en entrenar a ratones para ejecutar una tarea que no conocían. Su estudio mostró que los que durmieron formaron muchas más conexiones entre las neuronas y aprendían más.

Los investigadores demostraron que la etapa profunda del sueño era necesaria para la formación de recuerdos.

También se comparó el desempeño de ratones que entrenaron durante una hora seguida durmiendo al finalizar con otros que entrenaron durante tres pero a los que no se los dejó dormir. La diferencia fue notable: los que durmieron tuvieron un mejor desempeño y su cerebro formó más conexiones nuevas.

La siesta y los niños

Según una investigación de la Universidad de Massachusetts, especialmente en los niños preescolares, dormir la siesta ayuda a mejorar el aprendizaje.

El estudio se hizo con 40 niños de tres a cinco años, y demostró que quienes duermen al mediodía obtienen más puntaje en tareas que involucran la memoria visual y la espacial.

Afirman los investigadores que los niños de 3 a 5 años deberían dormir la siesta en horario escolar para mejorar su rendimiento escolar. Con ese periodo de descanso, los niños refuerzan su capacidad de aprendizaje y de memoria, asegura una investigación que se publica en la revista The Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS).

Se sabe que en los adultos tener un sueño reparador mejora el aprendizaje al consolidar la información y su almacenamiento. Sin embargo, hasta ahora había pocas evidencias científicas que demostraran que dormir la siesta pudiera tiene un importante efecto en la capacidad de aprendizaje de los niños.

El equipo de Rebecca Spencer, del Instituto Salk de la Jolla (EE.UU.), trató de determinar si la siesta tenía o no algún beneficio sobre los niños. Así, examinaron en 40 niños, de 3 a 5 años. Para ello, valoraron los cambios de su rendimiento gracias a una prueba visual-espacial, muy similar a los juegos de memoria.

Spencer subraya que su trabajo confirma que las siestas en el aula favorecen el aprendizaje de los niños en edad preescolar mediante la mejora de su capacidad de recordar.

3 beneficios de dormir bien

Memoria y creatividad. Dormir ayuda a consolidar la memoria, pero también a reorganizar la información y a extraer los datos más relevantes, según un estudio reciente de la Universidad de Notre Dame.

Belleza: Dormir bien es un eficaz tratamiento de belleza, según un estudio publicado en la revista British Medical Journal. Sus autores, del Instituto Karolinska de Estocolmo demostraron que las personas que han dormido bien durante la noche resultan más atractivas y más saludables que las personas que han estado privadas de sueño.

Contra la obesidad: El descanso nocturno afecta al peso y al índice de masa corporal (IMC), como desmotró Nathaniel Watson, del Instituto del Sueño de la Universidad de Washington en estudios con gemelos.

Concretamente, dormir más de la cuenta puede aumentar en 0,2 el IMC, mientras la falta de sueño lo aumenta hasta 1.4, favoreciendo la obesidad y el sobrepeso.

Frase de la semana
Duerme. Lucharé con los malos sueños si vienen por ti.
Veronica Roth

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *