Frase de la semana
El verdadero rostro del alcohólico no es el que muestran las publicidades sino una realidad más autentica: la del sufrimiento humano…”  Fouquet

Alcoholismo y abuso del alcohol 
Para muchas personas, tomar alcohol es una forma placentera de relajarse. Sin embargo al alcohol puede convertirse en una adicción generando graves consecuencias físicas, psíquicas y sociales. 

Existen dos formas en las que el alcohol destruye la vida de una persona:  El alcoholismo y el abuso del alcohol. 
Tanto el alcoholismo como el abuso de alcohol ocasionan trastornos y riesgos. Son dos problemas distintos, pero ambos revisten gravedad.  

¿Cuál es la diferencia entre el alcoholismo y el abuso del alcohol? 
El alcoholismo es una adicción. La persona alcohólica tiene un dependencia física y psíquica al alcohol.  

Una persona es alcohólica cuando pierde la libertad de no consumir alcohol. Necesita físicamente consumir alcohol.  No puede no hacerlo. Pierde el control de sus actos.  

El alcoholismo el consumo es constante. A cualquier hora del día.

En el abuso de alcohol, en cambio,  no hay dependencia física. Se trata de un consumo desmedido. Una vez que la persona empieza a tomar no consigue ponerle límites a su consumo. No sabe detenerse. Es la llamada “borrachera” que puede poner a la persona en situaciones riesgosas, desde el coma alcohólico hasta a problemas de violencia, accidentes, conflictos  legales, económicos o familiares.  

El abuso del alcohol puede ser ocasional, pero sus consecuencias pueden ser irreversibles. 

Tanto el alcoholismo como el abuso de alcohol son problemas de salud que deben ser tratados.  

Síntomas de alcoholismo 

  • Ansiedad 
  • Beber en soledad 
  • No poder dejar de beber aunque se vea afectada la salud, la familia, el trabajo, etc. 
  • Necesidad de beber cada vez más alcohol para sentir el efecto 
  • Hostilidad al mencionarse el tema de la bebida 
  • Excusas inventadas para seguir bebiendo 
  • Dejar de participar en actividades por el alcohol 
  • Inapetencia y poco interés por la comida 
  • Necesidad de beber todos los días para poder llevar el día a día 
  • Ausencias laborales o escolares o problemas de rendimiento como consecuencia del alcohol 
  • Violentarse luego de beber 
  • Intentar ocultar su consumo de alcohol 
  • Descuido de la imagen personal, falta de interés en la higiene y el aspecto 
  • Temblores matutinos o luego de pasar períodos sin consumo de alcohol 
  • Enfermedades asociadas con el alcohol como ser hepatopatía alcohólica 
  • Lagunas mentales (lapsus de memoria) luego de beber mucho 
  • Síntomas de abstinencia alcohólica tras no beber durante mucho tiempo 

Beber demasiado alcohol, incluso una sola vez, puede hacerle daño a usted o a otros.  

  • Accidentes automovilísticos. 
  • Hábitos peligrosos en las relaciones sexuales que puede llevar a embarazos  no deseados y  enfermedades de transmisión sexual. 
  • Caídas, ahogamiento y otros accidentes. 
  • Suicidio. 
  • Violencia.
  • Violencia familiar. 
  • Agresión sexual, violación y homicidio.  
  • Problemas económicos, legales y laborales.  

El alcoholismo y el abuso del alcohol pueden ocasionar graves problemas para la salud aumentando el riesgo de padecer: 

  • Daño neuronal 
  • Daño cardíaco 
  • Hipertensión arterial 
  • Inflamación del páncreas (pancreatitis) 
  • Enfermedades hepáticas como la cirrosis 
  • Desnutrición o malnutrición 
  • Insomnio 
  • Demencia y pérdida de la memoria 
  • Depresión 
  • Disfunción eréctil e impotencia sexual 
  • Cambios y trastornos en el ciclo menstrual 
  • Sangrado en el tubo digestivo 
  • Deterioro cognitivo 
  • Aislamiento emocional 
  • Deterioro de los vínculos afectivos 

El consumo de alcohol durante el embarazo puede afectar al normal desarrollo del feto ocasionando graves anomalías congénitas para el bebé. A este problema se le denomina síndrome de alcoholismo fetal. 

Pida ayuda
El alcoholismo es una cárcel que va aislando a la persona que lo padece y ocasiona un gran sufrimiento a  familiares y amigos. Si usted tiene este problema pida ayuda. Es posible salir de este encierro de dolor y frustración.  Para eso es necesario: 

  • Reconocer que se tiene un problema con el alcohol. 
  • Tomar la decisión de salir de este problema. 
  • Buscar la ayuda para hacerlo.

Tratamiento 
El objetivo principal del tratamiento es dejar de beber por completo, es decir la abstinencia. Para lograrlo, es preciso la contención y el apoyo familiar así como una fuerte red social. 

Si bien la persona que tiene el problema de alcoholismo es la que tiene que tomar la decisión de tratarse para dejar su adicción, el apoyo del entorno es fundamental para ayudarlo a tomar la decisión.  

El alcohólico tiende a negar y a minimizar su problema. El primer paso necesario para su recuperación es poder reconocer que se tiene un problema con el alcohol 

Los tratamientos de recuperación del alcoholismo en general incluyen: 

  • Apoyo para la salud mental 
  • Grupos de auto ayuda
  • Terapias y asesoramiento para abordar la enfermedad, sus efectos y como controlarse 
  • Atención médica 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *