Día de Acción de Gracias
Credit: Qué Pasa CanStockPhoto

El Día de acción de Gracias es una de las celebraciones más importantes y tradicionales en Estados Unidos. Ese día las familias se reúnen sin falta para compartir un abundante banquete y para reconocer y dar gracias por las personas y por todas las bendiciones que tienen en sus vidas.

Mesas decoradas para la ocasión con los colores del otoño, personas que viajan de un lado al otro del país para reunirse con su familia y, claro está, un gran despliegue culinario, son algunas de las postales típicas de esta fecha.  

La comida tradicional es un gran pavo al horno relleno acompañado por boniatos, verduras, maíz, patatas y otras delicias especialmente preparadas. Y por supuesto, no van a faltar los postres.

¡Con estos puntos listos el festejo puede comenzar! Pero antes un pequeño viaje en el tiempo…

Un poco de historia del Día de Acción de Gracias

El Día de Acción de Gracias fue celebrado por primera vez en el año 1621 por los antiguos habitantes de la colonia de Plymouth. Estos pobladores eran colonizadores que habían salido de Inglaterra en búsqueda de nuevas tierras para desarrollarse.

Se dice que su meta inicial era la colonia de Jamestown, en Virginia. Pero hubo un imprevisto: una tormenta los sacó de su ruta. Debido a eso llegaron al norte de Plymouth, dónde se instalaron en el año 1620.  

Obviamente los primeros tiempos no fueron fáciles.

El primer invierno fue extremadamente duro. Más de la mitad de la colonia murió de hambre. En la primavera siguiente sembraron su primera cosecha de maíz. Los pobladores indios originarios les enseñaron cómo sembrar y cultivar el maíz en estas nuevas tierras.

En el otoño del año de 1621 tuvieron una buena cosecha. El gobernador decidió que lo adecuado era dedicar un día para dar gracias al Señor por tan generosa y abundante cosecha.

Los colonizadores también invitaron a los indios vecinos para celebrar una fiesta de agradecimiento. En aquella reunión compartieron un gran banquete.

Este acto sentó las bases del Día de Acción de Gracias tal como lo conocemos.

Tiempo después, en el año 1623, el gobernador proclamó el 30 de julio como el Día de Acción de Gracias para celebrar el final de un largo periodo de sequía. Sin embargo, tuvieron que pasar muchos años para que esa celebración se instaurara de manera oficial.

Recién el 3 de octubre de 1863, el presidente Abraham Lincoln, realizó una proclamación sobre esta festividad. A partir de entonces se comenzó a celebrar el Día de Acción de Gracias el cuarto jueves de noviembre.

Agradecer y compartir

De este modo podemos pensar que los dos ejes de esta celebración fueron y son el agradecimiento y el deseo de compartir con los demás aquellos frutos que hemos cosechado.

Agradecer es ante todo valorar. Valorar todo lo que a diario tenemos, tanto lo que nos es dado como lo que conseguimos con nuestro esfuerzo.

Agradecer es darnos cuenta de todo lo que tenemos disponible en cada instante. La inmensidad de la vida, el cariño, la energía, la libertad de pensar, los misterios, la naturaleza y todo lo que quieras agregar a la lista. Una lista que, si lo piensas bien, probablemente no tenga fin.

Así, agradecer es focalizar en lo que hay.

Lo contrario es focalizar en lo que falta. Es quejarnos por todo lo que nos falta. Es ver solo lo que no tenemos y protestar porque no nos lo dieron. Es estar enojado y amargado. Así lo contrario de agradecimiento es la desvalorización, la queja, la amargura y el desagradecimiento.

Por otro lado, tenemos el deseo de compartir. Compartir con nuestros seres queridos o con otras personas nuestros pequeños o grandes frutos. Nuestras emociones, nuestros pensamientos, nuestras dudas y alegrías, nuestros logros y todo aquello que forma parte de nuestro mundo.

El deseo de compartir nos humaniza. Nos vuelve amables, solidarios y empáticos.

Por eso, reunirse alrededor de una mesa a disfrutar de los manjares que hemos preparado, agradecer, compartir con generosidad, es el corazón de esta fiesta que anticipa las bellas fiestas decembrinas.

Con alegría, con fuerza, con entusiasmo, con amor que esta celebración sea el motivo perfecto para juntarte con los tuyos y compartir todo lo que tienes para agradecer.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *