El cibersexo es una nueva modalidad sexual. Se trata de relaciones sexuales entre personas que, sin tener contacto físico, se excitan y tienen orgasmos a través de una red informática. Las investigaciones sostienen que esta forma sexual está cada vez más extendida entre jóvenes y adolescentes.

Las herramientas para llevar a cabo una relación de sexo virtual pueden ser el chat, el msn, el teléfono móvil o el correo electrónico o cualquier cyber formato.

Explican los especialistas que los adolescentes son muy proclives a estas prácticas así como también las personas que por distintas causas no tienen posibilidades de tener encuentros sexuales reales.

El cybersexo es también un entretenimiento y, comenta el Dr. M. Herrera, en muchos casos es practicado por curiosidad, por diversión o como válvula de escape para los problemas cotidianos.

Si bien en un principio el comportamiento sexual a través de Internet no tiene por qué ser un problema, lo patológico surge cuando el cybersexo se convierte en una adicción. Como toda adicción, la adicción al cybersexo que interfiere en la vida cotidiana y trae consecuencias negativas para la persona y para el desarrollo de su vida social, familiar y laboral.

Adicción al cybersexo

La adicción al cybersexo al igual que otras adicciones, a las drogas, al alcohol o al juego, comienza paulatinamente.

Una vez que la adicción se ha desarrollado el individuo no es dueño de sí mismo, no controla sus actos y queda en total dependencia.

Según los especialistas, cualquier persona puede hacerse adicta al cybersexo, si bien es cierto que las personas con predisposición a las adicciones serán las de mayor riego, existen otros factores influyentes como la personalidad, el carácter y los valores de cada individuo.

Algunos expertos han opinado que son más proclives a hacerse adictos al cybersexo los que tienen carácter débil, con tendencia a dejarse dominar o influenciar, las personas con complejos por su apariencia, los que no se consideran sexualmente atractivos o aquellos que sólo pueden tener una experiencia sexual por este medio. De todas maneras estas opiniones no están comprobadas científicamente.

Hay personas que pueden recurrir al sexo virtual como un escape a otros problemas, por ejemplo estar atravesando por una crisis depresiva, de ansiedad o un cuadro de estrés emocional. Estas situaciones dejan a las personas muy vulnerables y pueden utilizar el cybersexo como válvula de escape..

Algunas características del adicto al cybersexo

1) Busca la soledad para estar en la computadora o con el teléfono móvil.
2) No quiere que vean lo que hace, se queda en forma reiterada conectado hasta la madrugada o espera que los demás duerman para levantarse.
3) Comienza a pasar cada vez más horas en la computadora y a quitarle cada vez más tiempo al sueño o al descanso.
4) Baja su rendimiento en las actividades cotidianas como pueden ser el trabajo, el estudio o los deportes.
5) Cambia sus hábitos sociales.
6) Deja de frecuentar los lugares y a las personas con las que compartía intereses y se aísla.
7) Si está en pareja deja de mantener relaciones sexuales o disminuye notablemente la frecuencia de las mismas.
8) Si se le pregunta sobre su comportamiento miente, inventa excusas como.
9) Descuida a la familia, no colabora en las actividades y todo pasa a un segundo plano.
10) Suelen aparecer trastornos de sueño, nerviosismo, irritación.

Tratamiento para la adicción al cybersexo

Un adicto al cybersexo debe recurrir a la ayuda profesional.
Como cualquier adicción necesita un proceso de recuperación y la ayuda de personas especializadas que puedan apoyar y contener al adicto durante el proceso.

El primer paso para la recuperación es que la persona reconozca y acepte que tiene un problema de adicción. Es casi imposible que alguien inicie un tratamiento si no acepta que tiene un problema y que necesita ayuda para resolverlo.

A partir de eso, el profesional o consejero indicará cuál es el tratamiento adecuado a seguir en cada caso.

El tiempo de recuperación dependerá de cada persona y de la voluntad que ponga para salir del problema.

Frase de la semana
La adicción nunca debería ser tratada como un delito. Debe ser abordada como un problema de salud.

Ralph Nader

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *