Crisis de salud mental: 988 nueva línea de atención
Credit: Qué Pasa - CanStock Photos

Recientemente se puso disposición de la población una nueva línea de atención telefónica con el objetivo de prevenir el suicidio y de apoyar a las personas en situaciones de crisis emocionales y psicológicas. 

La existencia de esta línea es un gran avance y una importante ayuda para las personas que se encuentran en una situación de crisis inmanejable. 

De este modo, al marcar o textear el 988 el usuario será atendido y contenido por profesionales capacitados en respuesta a las crisis y urgencias emocionales. Esta asistencia inmediata es de vital importancia para prevenir situaciones de gravedad que pueden poner en riesgo a la persona o a otros. 

A partir de la pandemia, la salud mental se ha convertido en un problema significativo que requiere respuestas por parte de los estados. El estrés extremo al que ha estado expuesta la población ha desencadenado una serie de trastornos psíquicos, un aumento considerable de la ansiedad, de la agresividad y de los estados depresivos, entre otros. 

Dentro de este panorama, una de las situaciones que más alarma es, justamente, la posibilidad de que la desesperación lleve a una persona a intentar quitarse la vida. 

La Organización Mundial de la Salud sostiene que el suicidio es un problema de salud pública importante, pero a menudo descuidado. Según esta organización es un tema que está rodeado de estigmas, mitos y tabúes. 

Así mismo explica que cada caso de suicidio es una tragedia que afecta gravemente no sólo a los individuos, sino también a las familias y las comunidades.

Según los datos que ofrece la OMS, cada año, más de 700.000 personas se quitan la vida tras numerosos intentos de suicidio, lo que corresponde a una muerte cada 40 segundos. 

Así mismo, informan que el suicidio es la tercera causa de muerte entre los jóvenes de 20 a 24 años en las Américas. 

Por otro lado, las personas de 45 a 59 años tienen la tasa de suicidio más alta de la Región, seguidas por las de 70 años o más.

Son múltiples las causas y las condiciones que pueden llevar a una persona a intentar quitarse la vida. 

La mayoría de las personas que intentan suicidarse, de alguna manera expresaron su intención de acabar con su vida. Lamentablemente muchas veces estas señales no son advertidas. 

Para prevenir el suicidio es clave entender que casi todas las personas antes de cometer un intento de suicidio manifiestan una serie de señales.  Detectar a tiempo esos indicios puede ayudar a evitarlo. Para eso, es importante que los sistemas de salud mental dispongan de herramientas que permitan detectar esas señales y brindar el apoyo necesario. 

Algunos signos de alerta

En general, el suicidio no es un acto repentino. Hay señales de alerta que pueden indicar que esa persona se encuentra en riesgo. 

El suicido puede ser un acto planificado o impulsivo, sin embargo, en ambos casos las señales de advertencia están presentes. 

Algunas de estas señales son: 

  • Tener un aislamiento cada vez mayor. 
  • Tener ideas negativas sobre todos los temas.
  • Presentar dificultades para comer, dormir y trabajar. 
  • Desesperanza extrema.
  • Falta de voluntad y de deseo.
  • Crisis de llanto inconsolable frecuente.
  • Cambio repentino de conducta.
  • Desgano extremo. Abandono.
  • Sentimiento de tristeza constante.
  • Hablar de querer morir o desear matarse.
  • Hablar de sentirse vacío o desesperado.
  • No tener motivos para vivir.
  • Hablar de sentirse atrapado.
  • Sentir que no hay ninguna solución para sus problemas.
  • Sentir un dolor emocional insoportable.
  • Sentir que es o puede ser una carga para los demás.
  • Ponerse en situaciones de riesgo que podrían resultar en la muerte, como conducir extremadamente rápido o después de haber bebido.
  • Mostrar inestabilidad anímica.  Pasar repentinamente de estar muy triste a sentirse muy feliz.
  • Buscar métodos de suicidio en internet, acumular pastillas o comprar un arma.
  • Sentirse muy culpable o avergonzado.
  • Consumir en exceso alcohol o drogas con más frecuencia.
  • Mostrarse ansioso o agitado.
  • Mostrar furia o hablar de buscar venganza.

Otro aspecto de la crisis

Por otro lado, la crisis de salud mental ha llevado a un aumento de la violencia y de la agresividad. Este aumento se expresa en diferentes aspectos de la vida social. Desde el aumento de la violencia entre los adolescentes, los tremendos casos de tiradores solitarios en escuelas u otros lugares públicos hasta el aumento de la violencia intrafamiliar. 

También los casos extremos de estas violencias dan señales que pueden ser advertidas. 

La existencia de la nueva línea 988 para apoyar y contener situaciones de crisis es una posibilidad de empezar a manejar y de prevenir males mayores. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.