El grooming es el acoso realizado por un adulto a una niña, niño o adolescente través de las redes sociales, mensajes de texto, chats, juegos en línea o cualquier medio digital. 

Todos los niños y niñas pueden ser víctimas de este tipo de abuso. Es necesario que los padres estén informados y atentos para prevenir el grooming. 

El abusador utiliza internet, los juegos en línea o cualquier red social para ponerse en contacto con el menor. Gradualmente se va ganando la confianza del niño o niña para involucrarlos en alguna actividad sexual. De este modo, mediante la manipulación o el engaño, logra que los menores realicen acciones de índole sexual

En las redes, los adultos que realizan grooming suelen generar uno o varios perfiles falsos, haciéndose pasar por un niño, niña o adolescente. Con esta estrategia de engaño se van ganando la confianza del menor. De esta manera, tratan de generar una relación de amistad con el o la menor a quien quieren acosar.

El proceso de acercamiento que hace el abusador puede durar un período de tiempo largo, y al principio no implica una actividad sexual.

¿Qué pueden hacer los padres para prevenir el grooming?

  1. Construir un vínculo de confianza: es clave que los niños puedan recurrir a sus padres si algo los preocupa o perturba. El mundo de las redes sociales puede ser confuso para los menores. Es muy importante que puedan hablar con sus padres de lo que experimentan. 
  2. Los padres deben estar informados: aprender qué es y cómo funciona el grooming, cuántos casos hubo últimamente, si se dan nuevas modalidades, etc. 
  3. Tener un diálogo abierto con los niños: esto significa involucrarse. Hablar con confianza y generando un marco de contención. Preguntar, por ejemplo: ¿qué viste hoy en las redes? ¿Conociste a alguien nuevo en las redes sociales? Etc.
  4. Prestar atención a los cambios de conducta de la niña, niño o adolescente.
  5. Conocer las políticas de privacidad al bajar aplicaciones, por ejemplo, si es necesario ser mayor de edad para descargarlas.
  6. Enseñarles a hacer un uso responsable de Internet y de las redes sociales. 
  7. Según la edad, darles información sobre los riesgos y explicarles cómo funcionan las herramientas de protección.
  8. Configurar juntos la privacidad en las redes sociales. Explicar claramente a los niños según la edad por qué se toman esos recaudos.  

Enseñarles a sus hijos reglas básicas para usar internet

La llamada generación digital, se mueve en los dispositivos electrónicos como pez en el agua. Sin embargo, esta facilidad con la tecnología no implica que sepan manejarse con lo que puede ocurrir en las redes. Para eso es necesaria la orientación de los padres o de algún adulto a cargo. 

Algunas de estas normas de cuidado son: 

  1. Explicar a los niños que las redes sociales sirven para conectarse con personas que ya conocen en el mundo real. 
  2. Enseñarles a no hablar con desconocidos, y si llegan a hacerlo, deben contárselo a sus papás.  
  3. No compartir datos privados como dirección, teléfonos, nombres de la escuela a la que asisten, claves, etc.
  4. Hay que explicar que del otro lado de la pantalla una persona puede mentir sobre su identidad.
  5. Nunca subir fotos que puedan ayudar a identificar la zona donde viven o al colegio al que van.
  6. No acceder a pedidos como sacarse la ropa, enviar fotos o seguir conversaciones de carácter sexual. Si alguien les solicita esto, avisar a sus papás inmediatamente. 
  7. Enseñarles a pedir ayuda si alguien les pide algo inapropiado o les pide sus datos.
  8. Explicarles el concepto de privacidad.
  9. Enseñarle cómo aceptar amistades en las redes sociales, evitando aceptar a las personas desconocidas.

Señales de alerta

Hay una serie de señales que pueden indicar que alguien está sufriendo grooming, o algún tipo de abuso

  • Cambios en la rutina.
  • El menor se vuelve reservado sobre sus actividades en línea.
  • Se vuelve obsesivo por conectarse a internet.
  • Puede tener problemas en el rendimiento escolar.
  • Cambios en su lenguaje corporal en presencia de adultos: cabeza baja, evita el contacto ocular, etc.
  • Ansiedad.
  • Nerviosismo.
  • Pesadillas.
  • Apatía y depresión,
  • Cambios inexplicables en los estados de ánimo. 
  • Estar conectados hasta alta horas de la noche.

¿Cómo genera el acosador la confianza de los niños, niñas y adolescentes?

  1. Se hace pasar por una persona menor de edad de edad.
  2. Se crea más de un perfil falso y genera muchas identidades.
  3. Aprovecha la información que los niños, niñas o adolescentes comparten en las redes sociales sobre sus gustos para generar confianza.
  4. Entabla amistad en juegos en línea para conseguir información personal.
  5. Usa el tiempo para fortalecer el vínculo. Puede esperar meses para lograr su objetivo. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.