La inseguridad emocional es una sensación de falta de confianza en uno mismo y de desvalorización.

Al respecto Wikipedia dice: “La inseguridad emocional es una sensación de malestar, nerviosismo o temeridad asociado a multitud de contextos, que puede ser desencadenada por la percepción de que uno mismo es vulnerable, o una sensación de vulnerabilidad e inestabilidad que amenaza la propia autoimagen o el yo. Esto no debe confundirse con la humildad, que implica reconocer los propios defectos, manteniendo una buena dosis de confianza en sí mismos. La inseguridad puede promover estados de timidez, paranoia y aislamiento social, o alternativamente, puede alentar conductas compensatorias, como la arrogancia, el narcisismo, o la agresividad.”

De esto se trata la inseguridad. El miedo frente a los otros, las dudas sobre nuestras propias capacidades y habilidades, la falta de confianza en lo que somos y pensamos, la inseguridad con respecto a nuestro cuerpo, a cómo lucimos, nos quita potencia. Nos hace perder oportunidades.

Hay quien pierde la oportunidad de ser contratado en un trabajo o la posibilidad de conocer al amor de su vida. La falta de confianza en uno mismo hace que uno retroceda frente a las cosas que se desea. Uno no se anima, sencillamente por no creerse capaz de lograrlo.

Una cosa es tener dudas o miedo frente a cierta situación y otra no animarse siquiera a intentarlo. La inseguridad hace que uno se acobarde frente a los desafíos de la vida. ¿Y qué es la vida sin desafíos?

La inseguridad genera un gran malestar. Es causa de infelicidad y de muchos trastornos del carácter. En algunos casos pude llevar a adicciones, ya que muchas personas utilizan el alcohol y las drogas como una forma de vencer la inseguridad. Por supuesto, las drogas y el alcohol no solucionan nada, por el contrario, incrementan la inseguridad y el malestar.

¿Cuáles son las causas de la inseguridad emocional?
Las causas de la inseguridad debemos buscarlas en la primera infancia. Es en esos primeros años de vida cuando se forja la autoestima. Algunas de las de las circunstancias que causan inseguridad emocional son:

  • Las personas que crecieron bajo un padre, madre u otra figura que criticaba y enjuiciaba continuamente sus acciones pueden mostrar rasgos de inseguridad. En la infancia el mundo que nos muestran nuestro padre o nuestra madre es el único mundo que conocemos y que aceptamos como válido.
  • Otra fuente de la inseguridad es la necesidad de aprobación.  Durante su infancia si el niño no se siente querido por lo que es, tal cual es, puede desarrollarse en él una imperiosa necesidad de ser aprobado. Siente que debe hacer un esfuerzo para ser querido y aprobado.  Termina por vivir en función de la aprobación externa y con la sensación de sentir que lo que hace no tiene valor si nadie lo aplaude.
  • Tener una imagen negativa de sí debido a experiencias infantiles. Hay personas que lamentablemente son educadas por padres que durante toda su infancia les hacen creer que son tontos, feos, incompetentes, inútiles, etc. De este modo, con sus palabras y sus acciones crean en el niño o niña una imagen deplorable de sí mismo. Y la persona crece creyéndolo. Cree  que efectivamente no es capaz de hacer ciertas cosas, que vale mucho menos que los demás, que nadie nunca se fijará en él o en ella, etcétera.
  • Haber tenido un exceso de cuidado. Muchos padres, sobreprotegen a sus hijos. Tienen tanto miedo de que les pase algo, que terminan comunicando sus miedos al niño. En este caso, la desconfianza, el exceso de precaución, el temor frente a lo nuevo, son algunas de las formas que adquiere la inseguridad que tendrá el niño al crecer.

¿Qué hacer al respecto?

  • Lo primero que hay que hacer es conocerse. Explorar las causas que nos han convertido en personas inseguras.
  • Tomar conciencia de la propia inseguridad. ¿Qué le sucede? ¿En qué situaciones? ¿Bajo qué circunstancias?
  • Cambie el chip mental. Empiece a valorarse y a valorar su vida. Valore su físico, su intelecto, sus emociones, sus circunstancias, su aspecto, etc.
  • Valore sus logros. Trate de sentirse orgulloso por los objetivos que ha cumplido y por los que aún tiene por cumplir.
  • Encare la adversidad con fortaleza. La adversidad templa el carácter y nos permite descubrir dos cosas: que somos más fuertes de lo que creemos y que nuestro miedo es como una niebla que se disipa apenas decidimos enfrentarlo.
  • Viva en el presente. Disfrute del hoy, de lo que tiene. Sea consciente de su vida.

Frase de la semana
Es tan grande el daño que hace al hombre la inseguridad, que llega un momento en el que cambia su personalidad.
-Anónimo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *