¿Cómo instalar hábitos saludables en el 2023?
Credit: Qué Pasa CanStockPhoto

Todos tenemos hábitos. Un hábito es cualquier conducta que por haberse repetido en el tiempo se vuelve automática. Así, se habla de hábitos de higiene, de alimentación, o hábitos de sueño, hábitos de estudio, de trabajo, hábitos emocionales, etc.

Por supuesto, hay hábitos buenos y hábitos malos. Hábitos que nos hacen bien, y otros que nos destruyen física y mentalmente.

La buena noticia es que los hábitos son adquiridos y, al ser adquiridos, podemos cambiarlos por nuevos hábitos. No estamos condenados a repetir siempre lo mismo. Especialmente si tenemos hábitos tóxicos, tenemos la posibilidad de reiniciarnos e instalar nuevos hábitos.

¿Cómo cambiar un hábito?

Qué Pasa CanStockPhoto

Según un estudio publicado en el European Journal of Social Psychology, una persona tarda de 18 a 254 días en adquirir un nuevo hábito.

En promedio, dicen, se necesitan 66 días para que un nuevo hábito se vuelva automático.

El tiempo que requiere formar un hábito nuevo depende de muchos factores, pero los fundamentales son:

  1. El tipo de comportamiento que deseas transformar en un hábito.
  2. Las características de la persona.

Es evidente que ciertos hábitos tardan más en formarse. Cuanto más complejo y difícil es un comportamiento, más tardará en formarse un hábito. También cuánto más instalados están los viejos hábitos, más difíciles será cambiarlos. Difícil, pero no imposible.

Además, las características personales influyen en el modo en que se encarará esta transformación que se desea hacer. Hay personas que se desalientan con más facilidad, o no confían en sí mismas, o no creen que sean capaces de conseguir lo que quieren y eso las lleva a abandonar el esfuerzo.

Otro problema es que, para ser perseverante, hay que poder renunciar a la satisfacción inmediata en función de alcanzar una satisfacción a largo plazo. En otras palabras, renunciar a la satisfacción instantánea que nos puede dar comernos una torta de chocolate, privarnos de ciertas cosas, para alcanzar la meta a mayor plazo de perder unos kilos. Cambiar un hábito implica poder hacer eso.

Tal vez ya intentó muchas veces alimentarse mejor, preocuparse menos, hacer más ejercicio, dormir más, dejar de fumar, o reducir el estrés, o despertarse de mejor humor. En general se empieza con decisión y poco a poco se vuelve a los viejos hábitos no deseados. Uno se desalienta y va perdiendo confianza y se debilita. Sin embargo, las investigaciones nos muestran que es posible instalar nuevos hábitos en nuestra vida.

10 consejos que te pueden ayudar a cambiar los hábitos que ya no quieres

  1. Conoce tus hábitos: Los hábitos se vuelven automáticos, ocurren sin pensarlo mucho. Para cambiar un comportamiento es fundamental conocer lo que haces regularmente quizás sin darte cuenta, para hacer un plan.
  2. Haz un plan:  un plan que incluya objetivos razonables y acciones específicas para alcanzarlos. Organiza los pasos que te llevarán a tu meta.
  3. Piensa en lo que necesitarás para lograrlo: tu entorno es importante ¿Qué puedes cambiar para ayudar a lograr tus objetivos?
  4. Rediseña tu ambiente: cambiar la disposición de las cosas puede ser de ayuda. Por ejemplo, si quieres dejar el hábito de comer galletas dulces muévelas a un lugar difícil de alcanzar. Pon pequeños obstáculos a las cosas que no quieres hacer más. Te servirá para dificultar la acción y para recordar que ya no quieres hacerla. Del mismo modo puedes cambiar tu entorno para facilitar las buenas elecciones, y poner a tu alcance lo que sí quieres incorporar a tu vida.
  5. Haz que tus amigos y seres queridos participen. cuéntales lo que te has propuesto e invítalos a unirse, para que te den apoyo. Por ejemplo, si te has propuesto dejar el consumo de alcohol, es importante que no te inviten contantemente a tomar cerveza.
  6. Evita los objetivos imprecisos o demasiado amplios. Se aconseja elegir una meta concreta y realizable. Una meta que pueda medirse. Por ejemplo, bajar de peso es demasiado amplio, mejor plantearse, bajar 3 kilos en un mes. Algo específico y mensurable.
  7. Elige momento exacto para tu nuevo hábito:  Es de mucha ayuda precisar el momento exacto en el que empezarás a incorporar lo nuevo. De este modo, ya no existirá la excusa de no tener suficiente tiempo para hacer lo que te has propuesto hacer. Por ejemplo, puedes decidir hacer 20 abdominales antes de entrar en la ducha o a la mañana tan pronto como te despiertes. Y, claro está, mantenerlo.
  8. Disfruta del nuevo hábito: es más probable que mantengas un nuevo hábito si lo disfrutas.
  9. Celebra los logros:  para que se forme y se mantenga un hábito es importante lo que sientes respecto a él. El estado emocional que te causa. Así, cada vez que consigas llevar adelante tu nuevo hábito celébralo, siente orgullo por lo que has conquistado. Focaliza en lo que estás logrando.
  10. Sé perseverante: no olvides que las conductas se incorporan al repetirlas durante un tiempo. Como dijimos al principio del artículo, una persona tarda de 18 a 254 días en adquirir un nuevo hábito. No lo olvides.

Ahora, manos a la obra. Define tus metas para el 2023 y sal a conquistarlas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *