Fin y principio. Cada 31 de diciembre se dan cita estas dos situaciones. Así, lo que termina y lo que comienza se reúnen en el brindis de las 12 de la noche. Ese instante mágico en el que coinciden el balance de lo vivido y los deseos para el futuro.

De este modo, el inicio del año parece abrir una página en blanco en la que cada quien proyecta y diseña sus objetivos para el nuevo ciclo. Lo pendiente, lo deseado, lo postergado cobran forma y cada uno hace su lista mental de aquello que quiere concretar.

Se dice que los propósitos para el Año Nuevo más frecuentes son:

  • Bajar de peso.
  • Hacer ejercicio y ponerse en forma.
  • Enamorarse, encontrar pareja.
  • Dejar de fumar/beber o comer en exceso.
  • Hacer una vida más saludable.
  • Aprender algo nuevo.
  • Pasar más tiempo con la familia.
  • Viajar.
  • Ahorrar, mejorar la situación económica.
  • Mejorar el trabajo.
  • Terminar los estudios.

Pueden ser estos o cualquier otro, el asunto es cómo lograrlos.

Principalmente se trata de hacer cambios. Situaciones que NO queremos seguir teniendo en nuestras vidas. Cambiar el estilo de vida por uno más saludable, o el modo de relacionarnos con los demás, o la situación económica y laboral. Es decir, cambiar aquello que no nos está haciendo bien.

Sin embargo, no es tan fácil como se creería.

En general ese ímpetu con el que iniciamos el año se va diluyendo y poco a poco ni recordamos lo que nos habíamos propuesto.

Por suerte existen estrategias que nos pueden ayudar

Sin duda, contar con objetivos y metas claras es fundamental para iniciar cualquier proyecto. Para lograrlo, nos podemos valer de los llamados “Objetivos SMART”, objetivos inteligentes que ayudan mucho a cumplir lo que uno se propone.

Muchas compañías utilizan los Objetivos SMART para mejorar la productividad y el rendimiento.

Pero también a nivel personal se puede usar este método para cumplir nuestros propósitos.

¿Qué son los objetivos SMART?

La palabra SMART es un acrónimo. Es decir, aunque todo junto SMART en inglés significa “Inteligente”, a su vez está conformada por las iniciales varias palabras. Y en esas palabras están las claves.

Estas palabras definen y caracterizan las propiedades que debe tener un objetivo para que sea realizable.

De este modo tenemos:

S: Specific (Específico)

M: Measurable (Medible)

A: Attainable (Alcanzable)

R: Relevant (Relevante)

T: Timely (Temporal)

Características de los Objetivos inteligentes (SMART)

Específico:  cuando hablamos de algo específico hablamos de algo concreto. Es decir, la meta no debe ser general sino específica. Por ejemplo, proponerse bajar 2 kilos en un mes, eso es algo específico, en cambio decir quiero perder peso es algo general. Es necesario llevar ese deseo general a metas concretas y específicas.

Medible: a su vez nuestras metas deben ser medibles. Si no podemos medir la meta, será difícil hacer un plan para lograr esa meta. Para armar un plan es necesario poder medir cada paso a lo largo del camino. Armar las etapas, entender que llegar a la meta será un proceso que podemos medir en el tiempo.

Alcanzable: es fundamental que nuestra meta sea realizable. Por lo tanto, debe establecer objetivos que realmente pueda lograr. Por ejemplo, si digo que quiero dominar un nuevo idioma en una semana, sería una meta ridícula, inalcanzable. Por eso hay que proponerse cosas que se puedan lograr.

Relevante: es importante establecer metas que sean relevantes para su propósito general. Por lo tanto, no sirve establecer objetivos que no tengan ninguna relación con su deseo general.  Decir que sea relevante quiere decir que sea importante y tenga significado para su vida. Que le importe. Y que esté dispuesto a hacer lo necesario para lograrlo.

Temporal: los objetivos siempre tienen que poder llevarse a cabo en un tiempo concreto. Dos semanas, un mes, dos meses o cuatro meses, etc. Es importante establecer en cuánto tiempo es posible conquistar esa meta que queremos.  

Con estas claves es más sencillo diseñar y conquistar aquello que nos proponemos para este 2023 recién nacido.

Entonces, solo queda desearles un Feliz Año Nuevo y que tengan la fuerza y la decisión para conquistar sus sueños.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *