Frase de la semana
Los celos son, de todas las enfermedades del espíritu, aquella a la cual más cosas sirven de alimento y ninguna de remedio.”  Michel de Montaigne

Es normal sentir celos de vez en cuando. Forma parte de las emociones humanas. Sin embargo, cuando los celos se convierten en una obsesión, entramos en el terreno de la enfermedad.

Uno de esos casos es conocido como el Síndrome de Otelo

El Síndrome de Otelo, es un trastorno provocado por celos desmesurados.

Este Síndrome toma el nombre de la conocida obra de teatro de Shakespeare, Otelo, que mata a Desdémona poseído por unos celos enfermizos.

El síndrome de Otelo es un delirio por el cual la persona que lo sufre está firmemente convencida de que su pareja le es infiel.

La persona está obsesionada con la idea de la infidelidad y muestra una serie de conductas tratando de buscar pruebas que lo demuestren, por ejemplo, espiando a su pareja o mirando su teléfono móvil. Están curioseando en los detalles de la vida social de su pareja a fin de encontrar cualquier indicio, aunque sea infundada de una infidelidad que alimente su enferma convicción.

Se trata de personas desconfiadas, inseguras, con problemas de comunicación e inmadurez emocional.

Una relación con este tipo de personas supone un sufrimiento innecesario para ambas partes y, mientras no se superen estos problemas, es imposible establecer un vínculo afectivo sano.

En casos extremos la persona que padece del trastorno puede llegar a matar al objeto de sus celos.

El síndrome de Otelo afecta a ambos sexos por igual pero es más común en los hombres.

Por las consecuencias que acarrea este Síndrome que necesita ser tratado.

Si usted padece este Síndrome o conoce a alguien que lo padezca es necesario recurrir a un profesional. Busque ayuda.

Los celos extremos pueden dañar gravemente su vida y la de sus seres queridos.

 

Características de las personas que padecen el síndrome de Otelo:

  1. La necesidad imperiosa de saber que está haciendo la pareja a cada momento.
  2. Necesidad de conocer cada una de las personas con la que se frecuenta.
  3. Revisar las llamadas y mensajes en el celular.
  4. Monitorear el uso de las redes sociales de la pareja.
  5. Cuando se encuentran en grupos, vigilar cada uno de los movimientos del otro, así como el de las personas a su alrededor.
  6. Son intolerables ante una persona que se muestra amable con su pareja.
  7. Tienen constantes pensamientos de inseguridad.
  8. Estados de angustia y desesperación.
  9. Desconfianza constante.
  10. Espía, revisa todos los detalles de la vida del otro buscando pruebas de la infidelidad.
  11. Desconfía permanentemente del otro.

Distintos tipos de celos

  1. Reacción emocional normal: es transitoria, no condiciona la vida de la persona ni de los demás. Son los celos corrientes que cualquiera siente. No son preocupantes ni enfermizos.
  2. Reacción emocional desmedida: afecta sobre todo las relaciones amorosas. Son personas controladoras y quieren saber todo sobre el otro. Que hizo, con quien estuvo, con quien hablo, etc. Hay que prestarles atención y no permitir que arruinen su vida de pareja.
  3. Celos como rasgo de la personalidad: son personalidades desconfiadas, que condicionan la vida del sujeto y del entorno. Afectan todas las áreas: relaciones familiares, amorosas y trabajo. Son fríos, calculadores, encuentran amenazas donde no existen y están convencidos que lo que piensan es una “verdad” indiscutible.
  4. Síndrome de Otelo: es un trastorno delirante con ideas de celos, también denominado celotipia. Son ideas que atrapan el pensamiento y convencen al sujeto de que el otro le es infiel. Hay que buscar ayuda profesional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *