Caminar, caminar…
Credit: Qué Pasa - CanstockPhoto

Caminar, caminar… ¿Es una moda? ¿Es un desafío de Tik Tok? ¿Es un mito urbano? ¿Es cierto que caminar hace bien? ¿Es el momento de empezar?

Caminar por deseo, por voluntad, por indicación médica, por mover un poco el cuerpo, porque sí. Caminar para bajar de peso, para pensar, para distraerse.

Parece ser que la cuestión es caminar. ¿Pero cómo?

En estos días, es furor en Tik Tok una técnica para caminar conocida como la “caminata para la salud mental”, también llamada y conocida como la “hot girl walk”.

Mia Lind – Influencer

Esta arrolladora tendencia, creada por Mia Lind, propone encontrar el bienestar mental a través una práctica: caminar durante al menos 30 minutos. La idea central es salir a caminar mientras promueves ideas y emociones positivas en tu interior. La indicación es pensar en tres cosas:

1. Agradecer. Pensar en todas las cosas por las que estás agradecido.

2. Pensar en tus objetivos vitales y cómo los vas a alcanzar.

3.  Confianza y autoestima. Recordar que eres especial y que puedes protagonizar tu vida.

Por otro lado, la influencer Mia Lind, recomienda realizar la caminata escuchando buena música que te ponga en modo energía positiva. La idea central es salir del sedentarismo, hacer ejercicio adaptando la caminata a tus necesidades, edad y estado físico y, sobre todo, generar un estado positivo en tu interior.

La popularidad de esta tendencia es tal que el hashtag #hotgirlwalk tiene millones de visitas. Mía Lind publica videos sobre el tema, en los que ofrece sugerencias y recomendaciones para disfrutar y beneficiarse con esta práctica.

Pero caminar es más que una moda. Muchos especialistas de la salud hablan de los beneficios que trae caminar a diario.

La Clínica Mayo, por ejemplo, dice que caminar ayuda a:

  • Mantener un peso saludable y perder grasa corporal.
  • Prevenir o controlar diversas afecciones, como las enfermedades cardíacas, los accidentes cerebrovasculares, la hipertensión arterial, el cáncer y la diabetes tipo 2.
  • Mejorar el estado cardiovascular
  • Fortalecer los huesos y los músculos
  • Mejorar la resistencia muscular
  • Aumentar los niveles de energía
  • Mejorar el estado de ánimo, la cognición, la memoria y el sueño
  • Mejorar el equilibrio y la coordinación
  • Fortalecer el sistema inmunitario
  • Reducir el estrés y la tensión

El psicólogo británico Jonathan Hoban, autor del libro “Camina con tu lobo” y precursor de la Caminoterapia explica: “Nuestros cuerpos están diseñados para moverse, y cuando no lo hacemos, la energía reprimida se queda en el interior y crea más estrés”.

“Tenemos una necesidad primaria y fundamental de caminar, al menos 40 minutos por día si es posible. El tiempo para caminar ayuda a revitalizar su cerebro, calmar los niveles de adrenalina y crear una sensación de claridad. Es por eso que, cuando se regresa de una caminata, normalmente se tiene la respuesta a cualquier problema que angustia”, agrega Hoban en su libro.

Su receta es sencilla: salgan a caminar. Pero recomienda además que lo hagan con su lobo. El psicólogo explica que entiende por lobo la parte más primitiva, la “más singular y honesta de nuestro ser”.

Nos vemos en las rutas

Caminar en los bosques, caminar en la nieve, caminar en la playa, caminar contra el viento, bajo el sol o la lluvia. Caminar con multitudes, caminar en desiertos.

Caminar por amor, caminar por miedo, caminar abriendo caminos.

Caminar porque hace bien, caminar para perderse, caminar para encontrarse.

Caminar a ciegas pisando las hojas del otoño, caminar con insistencia, caminar con paciencia. Caminar en la bruma. Caminar solo.

Caminar sintiendo los pasos que das en este mundo.

Y, al fin, después de mucho caminar, podremos convertirnos en caminantes para recordar y hacer nuestro aquel poema de Antonio Machado:

“Caminante, son tus huellas

el camino y nada más;

Caminante, no hay camino,

se hace camino al andar.

Al andar se hace el camino,

y al volver la vista atrás

se ve la senda que nunca

se ha de volver a pisar.

Caminante no hay camino

sino estelas en la mar.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *