La buena autoestima y la seguridad en uno mismo son dos herramientas básicas para construir un estado de bienestar emocional y psicológico. La autoestima es el conjunto de percepciones, pensamientos, evaluaciones y sentimientos dirigidos hacia uno. Es la forma en que cada uno se valora.

La seguridad en uno mismo es la sensación interna de que se es capaz  de enfrentar los retos de la vida, de resolver las situaciones problemáticas y  de conseguir lo que cada uno se propone.
Si bien es cierto que ambas se constituyen en la infancia, es posible cultivarlas y desarrollarlas en la vida adulta.

¿Cómo son las personas con autoestima alta?

•    Están seguras de sí mismas.
•    Son capaces de tener intimidad emocional en sus relaciones afectivas.
•    No ocultan sus sentimientos.
•    No dependen de la opinión de los demás.
•    Tienen capacidad para reconocer sus propios logros en la vida.
•    Tienen la habilidad de perdonar a los demás.
•    Saben admitir sus errores.
•    No le temen a los cambios en sus vidas, todo lo contrario, ven en ellos oportunidades.

¿Qué es la baja autoestima?

La baja autoestima es tener una valoración negativa de uno mismo. Esto se traduce en una gran cantidad de problemas en diversos ámbitos de su vida. Una persona con baja autoestima suele sentirse más infeliz y mucho más limitada en cuanto a lo que puede  hacer.

¿Cómo son las personas con autoestima baja?

•    Tienen una mayor tendencia a la depresión y a sufrir ante las adversidades.
•    No se sienten seguras de si mismas.
•    Tienen miedo de expresar sus gustos y opiniones.
•    Prefieren quedarse callados antes que opinar.
•    Son más vulnerables y suelen tomarse a mal cualquier crítica hacia su persona, debido a que siempre tienen miedo sobre si serán o no aceptados por los demás.
•    Tienen mayor dificultad para relacionarse con los demás. Siempre suelen estar pensando como se interpretará aquello que dicen o hacen y si caerán bien o mal a los demás.
•    Sienten una gran necesidad de ser aceptados por los demás ya que no se aceptan a sí mismas.
•    Suelen sentirse muy presionados cuando están con otras personas.
•    Tienen miedo de arriesgarse por miedo a fracasar.
•    Tienen menos probabilidad de lograr lo que se proponen porque siempre están pensando de antemano que no lo lograrán.
•    Suelen dejarse atropellar por los demás o ser maltratados por miedo quedarse solos.
•    Les cuesta expresar sus sentimientos.
•    Creen que los demás son superiores y valen más.
•    Tienen mayor dificultad para enfadarse con las demás personas.
•    No valoran sus propios logros.
•    No tienen confianza en sí mismos ni creen que puedan lograr lo que se proponen.
•    Tienen miedo de estar molestando o quitándole tiempo a los demás.

¿Cómo lograr la seguridad en uno mismo?

•    Haga ejercicio físico: Sentirse a gusto con su cuerpo aumentará su seguridad personal.
•    Busque su estilo: Cuide su imagen, pero siempre respetando su estilo propio.
•    Sea su mejor amigo: Apóyese, sea capaz de verse tal cual es. Aprenda a trabajar sobre sus debilidades y a fortalecer sus potencias.
•    Confíe en su punto de vista: Cada persona tiene un punto de vista particular. Confíe en el suyo.
•    No se compare con los demás: Sea usted mismo. Cada uno es diferente. Cada uno es valioso y único.
•    No quiera ser como los demás: Desarrolle sus particularidades y sus talentos. No quiera lo que tienen los otros. Desarrolle lo propio.
•    Acentúe lo positivo: Registre sus cualidades positivas. Todos los días piense en las cosas que ha hecho bien. Celebre sus logros.
•    Arriésguese: Si quiere hacer algo, hágalo. No permita que el temor a fracasar le impida intentarlo. No se preocupe por los resultados, prepárese y entrénese y hágalo. Si resulta bien, maravilloso!  Si resulta mal, es una oportunidad para aprender y seguir creciendo.
•    No se preocupe por la opinión de los demás: Concéntrese dentro de usted, sienta su corazón. Sea fiel a sus emociones y a sus valores. Las personas inseguras y con baja autoestima se preocupan demasiado acerca de lo que los demás piensan de ellos. Se paralizan suponiendo que los demás son mejores que ellos. No se permiten ser ellos mismos. Tienen mucho miedo de ser rechazados.

Frase de la semana
“Todo ser humano, sin excepción, por el mero hecho de serlo, es digno del respeto incondicional de los demás y de sí mismo; merece estimarse a sí mismo y que se le estime.”
José-Vicente Bonet

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *