Un fracaso es la frustración que se siente por un deseo o por un objetivo que uno se ha propuesto y por diversos motivos no pudo cumplir. Se trata de la imposibilidad transitoria de realizar un proyecto en el que se ha invertido voluntad, esfuerzo, pensamientos y sentimientos.

Hay muchos tipos de fracasos y cada uno tiene sus características. Podemos hablar de fracasos sentimentales, profesionales, económicos, personales. Cada uno tiene una forma particular de vulnerar la confianza y la propia autoestima.

El fracaso puede ser la oportunidad de comprender qué hay que cambiar en uno mismo y en las estrategias que utiliza, para realmente alcanzar las metas que cada uno se propone. Un fracaso es la ocasión ideal para aprender a buscar otras formas de actuar y de ver las cosas.

El fracasar o cometer errores en la vida es inevitable.  Pero es posible convertir un fracaso en un triunfo, si uno se da la oportunidad de aprender de aquello que no salió como se lo ha deseado. La actitud con la que se enfrenta el fracaso podrá determinar futuros éxitos, si uno tiene la capacidad de usar el fracaso para mejorar y crecer, y cambiar todo lo necesario para seguir adelante.

Es importante aprender que fracasar es parte de la vida y es un indicio de que está intentando lograr sus metas. Un fracaso, es sólo una experiencia más en el largo camino hacia los objetivos.  Los errores y los fracasos deben convertirse en maestros, que indiquen a cada uno lo que tiene que mejorar y cambiar.

El miedo al fracaso

El miedo al fracaso es el mayor enemigo que hay que vencer para llevar adelante los propios objetivos. ¿Cuántos ideales, sueños, objetivos, se abandonan por miedo a fracasar? ¿Cuántas veces se retrocede frente al propio deseo por miedo al fracaso?

El temor al fracaso inmoviliza y disminuye la calidad de vida.

El miedo al fracaso puede provocar el siguiente círculo vicioso:

1) El miedo a fracasar paraliza.

2) La parálisis conduce a la inacción.

3) La inacción ocasiona una baja en la autoestima.

4) La autoestima baja lleva sentir más miedo.

Para avanzar es necesario romper este círculo vicioso, y el primer paso es perder el miedo.

¿Para qué sirve fracasar?

Fracasar sirve para fortalecerse y para modificar las conductas y las actitudes que no conducen al éxito. Aprender a fracasar le dará mayor poder y le permitirá alcanzar su máximo potencial:

1) Fracasar ayuda a reforzar la habilidad para combatir obstáculos.

2) El fracaso y los errores son algunas de las experiencias que más pueden enseñar sobre uno mismo.

3) Estar dispuesto a equivocarse da fortaleza de carácter.

4) Fracasar ayuda a desarrollar la perseverancia y la voluntad.

Tanto el éxito como el fracaso forman parte de la vida. Todos en algún momento o circunstancia de la vida experimentan ambas experiencias. Pero, según los especialistas, de ambos, es el fracaso el que realmente enseña a triunfar.

¿Qué hacer frente al fracaso?

La actitud es fundamental para sacar el máximo provecho de lo fracasos. Después de un fracaso es recomendable:

1) Actuar con determinación, firmeza y con más empeño aún por lograr el objetivo propuesto.

2) Reflexionar sobre los errores para no volver a cometerlos.

3) Aprender realmente de los errores y que estos ayuden a cambiar todo lo que hay que modificar para mejorar en aquello que ha fallado.

4) No abandonar el objetivo sino intentarlo por otros medios.

5) Utilizar el fracaso como una lección para no volver a actuar de esta manera y no cometer los mismos errores.

6) No dejarse llevar por el negativismo que suele acompañar en estas ocasiones.

7) Desdramatizar los fracasos, incluso, si la situación lo permite, tomarlos con sentido del humor.

8) Analizar las razones del porqué de ese fracaso con toda la objetividad posible para así sacar el máximo provecho de él.

Ante cualquier fracaso formúlese las siguientes preguntas:

1) ¿Qué pasó?

2) ¿Qué funcionó?

3) ¿Qué NO funcionó?

4) ¿Qué puedo aprender de esto?

5) ¿Cómo lo puedo corregir?

Historia para pensar

Cuenta la leyenda Thomas Alba Edison falló 10.000 veces antes lograr inventar el filamento de carbón que se utiliza en los focos de luz.

Un reportero le preguntó, después del intento número 5.000 si se sentía desalentado. Edison contestó que al contrario, que no había fallado 5.000 veces, sino que había triunfado al determinar 5.000 maneras en las cuales no funcionaba.

Lo que significa –comentó- que me encuentro 5.000 pasos más cerca de descubrir cómo hacerlo funcionar.

Frase de la semana

“El fracaso es una gran oportunidad para empezar otra vez con más inteligencia.”

Henry Ford

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *