La comunicación es uno de los aspectos más importantes de nuestras vidas. Y es también, sin duda, uno de los más difíciles. Para vivir necesitamos entender y hacernos entender. Expresarnos, expresar nuestros sentimientos, nuestras emociones y nuestros pensamientos, saber qué siente, qué quiere y qué le pasa al otro es imprescindible para cualquier relación o actividad. Ya sea en las relaciones personales, laborales, de amistad o de pareja, la comunicación es clave.

Por otro lado, el malentendido es fundante de la comunicación humana. Está en la base de todas las comunicaciones. La distancia entre lo que uno dice y lo que el otro entiende es el espacio en el que se genera el famoso malentendido.

Entre estos polos nos movemos. Para vivir necesitamos comunicarnos, y comunicarse es abrirle la puerta al malentendido.

En esta situación aprender a comunicarse puede ser de ayuda. Algunos errores de comunicación pueden evitarse. Y, aunque el malentendido no pueda evitarse por completo, al menos ser consciente de algunos errores comunes puede hacer que la comunicación sea mucho mejor de lo que podría ser.

Algunos errores a la hora de comunicarse
1.Decir mediante un mensaje lo que se debería decir cara a cara.
Uno de los errores actuales más comunes es abusar de los mensajes de texto. Estamos tan habituados a enviar y recibir mensajes constantemente que olvidamos que hay cosas que deben decirse cara a cara.

Es importante aprender a establecer una diferencia entre el tipo de cosas que se pueden decir en mensajes y el tipo de cosas que se deben hablar siempre cara a cara. Pero no siempre los distinguimos y solemos decir por mensaje cosas que deberían hablarse personalmente. Esto puede ocasionar y agravar el malentendido y los conflictos.

Los mensajes deberían limitarse a decir cosas que no son importantes y las cosas importantes deberían siempre decirse cara a cara.

¿Qué cosas deberíamos comunicar siempre en persona?

  • Todas aquellas cosas que puedan causar en la otra persona una reacción emocional importante. Por ejemplo, una mala noticia o una decisión sorpresiva que el otro no espera.
  • Todo aquello que pueda desembocar en un conflicto.
  • Todas las cosas que sean complicadas de explicar en pocas palabras.
  • Todos los temas que necesiten ser discutidos. No es aconsejable sostener una discusión por mensajes.

2. Otro error habitual es evitar las conversaciones difíciles
Evitar conversaciones que uno cree que pueden generar conflictos es un gran error. Muchas veces, para evitar el conflicto, las personas se callan. No dicen lo que sienten o lo que piensan.

La realidad es que esto no sirve para nada. Por el contrario, callarse aumenta el malestar y la situación, con el tiempo y la acumulación de lo no dicho, suele terminar en un estallido descontrolado.

Es preferible encarar las conversaciones difíciles. Buscar el momento y la situación apropiados para abordar los temas conflictivos. Ninguna relación puede mantenerse en base al silencio. Es necesario hablar de lo que nos perturba o nos molesta. Y el secreto es poder hacerlo bien. Con tranquilidad, tratando de expresar correctamente lo que queremos decir.

La única posibilidad de solucionar los problemas es poder hablar sobre ellos.

3. Reaccionar en vez de escuchar y responder
Algunas personas tienden a reaccionar instantáneamente y sin pensar, cuando se les dice algo que no les gusta escuchar. Esta actitud bloquea e impide la comunicación.

Son personas que en vez de escuchar y responder a lo que se les dice se enojan, gritan, hacen comentarios hirientes, descalifican. Esto es un verdadero problema. No toleran tener una conversación. Y con sus reacciones amenazadoras e irritables hacen que el diálogo se vuelva imposible

Al final nadie se anima a decirles nada
Si usted tiene esta tendencia es necesario que revea su comportamiento.

4. Otro error que complica la comunicación es no tener en cuenta que cada persona es diferente
No se puede tratar a todo el mundo igual, ni hablar a todo el mundo del mismo modo. Cada persona es diferente y tiene formas de escuchar y de interpretar diferentes. Al hablar con alguien, es necesario tener en cuenta cómo es esa persona y, en base a eso, tratar de usar el estilo de comunicación más adecuado.

Muchas personas dan por sentado que los demás sienten y piensan como ellos y esta idea puede traer serios inconvenientes a la hora de comunicarse. Todos somos distintos y esas diferencias son fundamentales a la hora de comunicarnos. Es a partir de las diferencias que se puede generar un espacio y un lenguaje en común. Escuchando y tratando de entender lo que dice el otro.

Tenemos que entender que usar las mismas palabras no significa que estemos diciendo lo mismo.

5. No olvidar que gran parte de la comunicación es no verbal.
No sólo hablamos con las palabras. Nuestros gestos, nuestra mirada, el tono de voz, la postura corporal, el movimiento de las manos, son una parte fundamental de la comunicación. Es necesario estar atentos a todos estos signos y señales. No es sólo lo que se dice sino cómo se lo dice.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *