Según proyecciones realizadas por la American Academy of Pediatrics, el 1% de los niños del mundo sufre anualmente abuso sexual. En el 90% de los casos, los abusadores son personas cercanas a la familia o que mantienen una relación significativa con el menor, como docentes, familiares, vecinos o amigos de los adultos, en quienes el niño confía y de quienes espera protección.

Se considera abuso o acoso sexual infantil a toda actividad que sea llevada a cabo por un adulto hacia un menor y que tenga connotaciones sexuales.

El abuso sexual infantil es un delito grave.

Existen diferentes formas de abuso sexual, no todas implican contacto físico, pero todas son graves y causan un gran daño al menor que las padece.

Formas de abuso sexual infantil
• Conductas que involucran contacto físico:
• Acariciar o besar las zonas erógenas del niño.
• Practicar juegos sexuales.
• Hacer que un niño toque o bese los genitales del adulto.
• Penetración.

Comportamientos que no involucran contacto físico:
• Mostrar los genitales a un niño.
• Mostrar pornografía a un niño.
• Hacer comentarios sexuales a un niño.
• Hacer que un niño pose, se desnude o realice una postura sexual, ya sea de manera virtual o presencial.

En 8 de cada 10 casos de abuso sexual, el niño conoce al agresor. Con frecuencia el agresor es alguien en quien el niño confía o ama, tal como un padre, vecino o familiar.

Indicadores de Abuso Sexual Infantil
Con frecuencia los niños no denuncian el abuso sexual debido a que se sienten asustados, avergonzados y confundidos, por la situación que están viviendo. Generalmente sus abusadores los convencen de que deben mantenerlo en secreto o los amenazan haciéndoles creer que si lo cuentan pasará algo malo.

Por este motivo es necesario que los padres estén alertas para detectar si el niño está siendo abusado. Son muchos los indicios que pueden indicar que el niño está padeciendo algún tipo de abuso sexual.

En líneas generales si usted nota cambios importantes en el comportamiento del niño, es recomendable prestar atención para entender qué le está pasando.
Algunos de estos indicadores son:

Signos Físicos
• Ropa interior desgarrada, manchada o ensangrentada.
• Dificultad para caminar o sentarse.
• Enrojecimiento, dolor, sangrado o hematomas en la parte externa del área genital.
• Secreción inusual que sale de la vagina o ano.
• Frecuentes infecciones urinarias.
• Infecciones de transmisión sexual.

Signos en el comportamiento
• Apatía.
• Falta de confianza.
• Aparición de nuevos miedos.
• Baja autoestima.
• Dolencias físicas tales como: Dolor de cabeza, dolor de estómago o dolor en el pecho.
• Fatiga.
• Falta de apetito.
• Problemas para dormir.
• Conductas regresivas como: Incontinencia urinaria, chuparse el dedo o pérdida del control intestinal.
• Miedo al quitarse la ropa.
• Dificultad para hacer amigos.
• Miedo marcado a una persona o ciertos lugares.
• Promiscuidad, comportamiento seductor, hipersexualidad, masturbación excesiva o interés en asuntos sexuales inapropiados para su edad.
• Bajo desempeño escolar.
• Cambios en el comportamiento o en el carácter.
• Pesadillas.
• Mudez.

¿Qué hacer frente a un posible abuso?
Si usted observa alguno de los indicadores de abuso sexual, ya sean físicos o psicológicos, el primer paso es no perder la calma y actuar con prudencia, responsabilidad, discreción y sentido común.

Hablar con el niño con tranquilidad y preguntarle si le está pasando algo que él quiera contarle. Decirle que usted lo va ayudar con lo que sea que le esté pasando. Escuchar lo que el niño cuenta sin escandalizarse y sin poner en duda lo que el niño relata.

Se recomienda realizar enseguida la consulta con un profesional de la salud, sin apabullar al niño con preguntas incómodas o que no sabrá responder por su corta edad.

Es el profesional especializado el que podrá determinar si el niño ha sido abusado.

¿Cómo Puede Ayudar a Prevenir el Abuso Sexual?
• Dígale a su hijo; “ Si alguien intenta tocar su cuerpo y hacer cosas que los hace sentirse incómodos, díganle NO a esa persona y avísenme de inmediato.»
• Enseñe a los niños que el respeto no significa obediencia ciega a los adultos.
• Conozca a las personas que pasan el tiempo cerca de su hijo, especialmente a los cuidadores.
• Mantenga la comunicación frecuente y abiertamente con su hijo sin prejuicios.
• Que su hijo sepa y sienta que puede confiar en usted.

Frase de la semana
El medio mejor para hacer buenos a los niños es hacerlos felices.

Oscar Wilde

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *