Acumular, acumular…  Uno de los problemas de la sociedad actual es la acumulación excesiva de cosas inútiles. Los especialistas han estudiado un trastorno de conducta al que han denominado Síndrome de Acumulación Compulsiva.

El Síndrome de Acumulación Compulsiva (SAC), también denominado Trastorno por Acumulación, consiste en el almacenamiento desordenado de objetos que carecen de valor objetivo y en la incapacidad para deshacerse de ellos, ya que el “acumulador” cree que puede llegar a utilizarlos en el futuro. A las personas que padecen el síndrome de Acumulación Compulsiva les resulta extremadamente difícil desprenderse de objetos sin valor que ya no usan pues piensan que quizá los pueden necesitar en algún momento.

Como resultado de la conducta de acumulación, sus casas acaban repletas de objetos inservibles que pueden llegar a convertirlas en lugares casi inhabitables. El espacio se ve invadido por una multiplicidad de objetos inservibles, generando un estado de desorden. En general, si por algún motivo estas personas se ven obligadas a desprenderse de los objetos inservibles desarrollan un alto grado de ansiedad y un estado de gran angustia. 

Según explican los doctores del Institute of Psychiatry de Londres, todos podemos sentir la necesidad de guardar objetos con un determinado valor sentimental. «El problema se produce» -dicen- «cuando esta necesidad dificulta nuestro día a día, cuando la acumulación hace impracticables los movimientos cotidianos y cuando nos sentimos avergonzados».

Según algunos informes el 4% de la población mundial está afectada por el Síndrome de Acumulación Compulsiva.  Síndrome de Diógenes  La Acumulación Compulsiva se distingue del conocido síndrome de Diógenes en que este último se da principalmente en personas de edad avanzada (generalmente con deterioro cognitivo o demencia)  Uno de los síntomas principales del Síndrome de Diógenes es el descuido del cuidado personal. 

Por otra parte, las personas con síndrome de Diógenes suelen acumular basura (por ejemplo, restos de comida), mientras que aquellas que tienen un síndrome de Acumulación Compulsiva acumulan objetos sin valor como periódicos viejos, ropa que ya no usan, muebles en desuso, electrodomésticos rotos, etc.  

El orden es importante Mantener el orden es de gran ayuda para prevenir la acumulación excesiva. Sin embargo mantener el orden en casa es algo que en muchas ocasiones se hace difícil.  Falta tiempo, falta espacio, las cosas se acumulan y parecen desordenarse solas. ¿Cómo hacemos?  El orden es un hábito que se puede adquirir. Aprender a mantener las cosas en su lugar es un ejercicio y un entrenamiento cotidiano que todos podemos realizar. 

Para realizarlo es necesario encontrar un sistema y dar un lugar a cada cosa. Disponer del espacio que tenemos de tal manera que cada cosa tenga una ubicación específica.  Algunas acciones claves para mantener el orden 

1.    Cuando saque algo de su lugar, asegúrese de volver a ponerlo en su sitio cuando termine de usarlo

2.    Si abre algo… ¡Ciérrelo después! Esta regla se aplica a todo, cajones, botellas, puertas, etc.

3.    Si algo se le cae, levántelo. No piense luego lo levanto. Hágalo instantáneamente, hasta que esta conducta se vuelva un hábito.

4.    Si descuelga algo, asegúrese de colgarlo de nuevo en el lugar que corresponde.

5.    Si algo necesita reparación, póngase un plazo para hacerlo. Es recomendable no dejar pasar más de una semana para solucionarlo. 

6.    No guarde cosas rotas ni inútiles. 

7.    Organice el espacio. 

8.    Ubique las cosas en lugares específicos y respete el orden que ha elegido para sus cosas.  

Tips para evitar la acumulación             

1) Haga en relevamiento de las cosas que tiene en su hogar y que ya no usa.

2) Deshágase de lo más grande primero: por ejemplo, la bicicleta de hacer ejercicios que ya no usa o el muñeco gigante de peluche que ya no le interesa.

3) Devuelva las cosas que le hayan prestado, por ejemplo, libros, ropa, herramientas etc.

4) Saque del armario 10 prendas que no haya usado en el último año y dónelas.

5) Deshágase de los aparatos y electrodomésticos que no funcionan. 

6) Ordene sus papeles. Archive los papeles que no use, pero que debe conservar.

7) Deshágase de lapiceras y marcadores que no funcionen.

8) No conserve las cosas que ya no le gustan ni le sirven.

9) Enséñele a sus hijos a donar los juguetes que ya no usan. 

Frase de la semana “Un lugar para cada cosa y cada cosa en su lugar”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *